El rescate de Pescanova logra el apoyo del 63,6% de los acreedores

stop

La compañía cree que el acuerdo la mantendrá como “grupo de referencia” en el mercado mundial

Planta de Pescanova en Chapela (Pontevedra) / EFE

02 de mayo de 2014 (15:17 CET)

Tras muchas tribulaciones y con varias víctimas en el proceso, entre ellas el grupo Damm de Demetrio Carceller, Pescanova ha sacado adelante su convenio con un apoyo del 63,6% del pasivo. Es el convenio de la banca que servirá para evitar la entrada en fase de liquidación de la pesquera y llega sobre la bocina, después de que el consorcio formado por Damm y Luxempart abandonasen el consejo y cediesen su posición en el convenio a la banca acreedora.

La hoja de ruta necesitaba el respaldo del 51% del pasivo y lo ha superado holgadamente. Solo las entidades que conformaban el pool bancario (Banco Sabadell, Banco Popular, CaixaBank, NCG Banco, BBVA, Bankia y UBI Banca) ya alcanzaban el 30% de la deuda, así que no se esperaba sorpresa.

Acuerdo "histórico"


En la comunicación remitida a la CNMV, Pescanova ha calificado de “histórico” el acuerdo para su rescate. “Marca el principio de una nueva fase en la que el Grupo se mantendrá como una de las grandes multinacionales gallegas y cabecera de un grupo de referencia en la actividad pesquera y acuícola a nivel mundial", señaló la compañía.

Con el convenio actual, la banca acreedora ve cumplidas sus exigencias, entre ellas recuperar un tercio del pasivo de Pescanova, es decir, unos 1.000 millones de euros, frente a los 700 millones de euros que figuraba en la propuesta de Damm y Luxempart y rebajar la quita al 60%.

Ahora, las entidades tomarán las riendas de la pesquera con el objetivo de designar un socio industrial que les ayude a guiar el barco hacia aguas tranquilas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad