El rechazo a la gestión de Tino Fernández amenaza la ampliación de capital del Deportivo

stop

El proceso se iniciará, en su primera fase, el próximo 1 de enero, en medio de la polémica por la gestión del club ante la crisis desatada por la muerte del hincha Francisco Romero en Madrid

Tino Fernández, durante la Junta de Accionistas | EFE

A Coruña, 11 de diciembre de 2014 (02:25 CET)

El actual consejo de administración del Deportivo de La Coruña, presidido por el dueño de Altia, Tino Fernández, ha puesto todo su empeño en sacar adelante una ampliación de capital de, al menos, seis millones de euros, necesaria para cumplir los acuerdos establecidos en su día entre el club y Hacienda. En la última junta, los accionistas dieron luz verde para iniciar todo el proceso, aunque resta que los socios quieran sumarse.

Distintas voces apuntan ahora a que la ampliación de capital de Deportivo puede torcerse debido a la crisis institucional que vive en estos momentos el club de fútbol.

Abucheos por el cierre de gradas

Esa crisis institucional del Deportivo estalló precisamente tras el asesinato en Madrid de un hincha del equipo, Francisco Romero, de los Riazor Blues. Entre otras medidas, y como símbolo de repulsa a la violencia, el consejo de administración del grupo deportivo optó por cerrar de forma simbólica la gradería en la que suelen ubicarse los ultras del equipo, una medida que no gustó a buena parte de la afición, que se vio afectada por la decisión.

En los dos últimos partidos celebrados en Riazor ante el Málaga, en el campeonato de Liga y en la Copa del Rey, una parte de los aficionados abuchearon a Fernández e incluso pidieron su dimisión.

Ampliación en marcha

Este hecho es el que lleva a diversas fuentes del mundo deportivo a pensar que la ampliación de capital del Deportivo puede ponerse más cuesta arriba de lo que en un principio pensaba Tino Fernández. La ampliación es un peaje necesario para la viabilidad del club, ya que forma parte del acuerdo singular alcanzado entre el equipo y la Agencia Tributaria, su principal acreedor, con una deuda privilegiada de 62 millones de euros.

Con el visto bueno de la junta de accionistas, la ampliación de capital comenzará a realizarse a partir del próximo 1 de enero y contará con cinco fases de cinco meses cada una. En total, el proceso se alargará 15 meses y acabará en enero de 2017.

Cada socio, un título

El consejo de administración del club ha establecido un tope de venta de títulos de 1.500 por cada socio (cada acción costará 60 euros). De esta forma, Fernández se asegura que continúa la atomización del capital social del club y que no haya grandes inversores en su capital.

Sobre el papel, el compromiso con la Agencia Tributaria estipula que el Dépor debe llevar a cabo una ampliación de capital de, como mínimo seis millones de euros, de los cuales 1,5 millones deberían estar repartidos antes del 1 de enero de 2016. No obstante, la intención del club es que la ampliación alcance los 7,8 millones para que cada socio pueda adquirir un nuevo título por cada uno de los que posee.

No obstante, en este momento, no son pocos los que piensan que parte de los accionistas del club podrían optar por no participar finalmente en la ampliación de capital, visto el descontesto de una parte de los aficionados. El hecho de que la ampliación de capital no se completase dejaría al equipo en serios problemas para cumplir los compromisos firmados con la Agencia Tributaria.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad