El primer ejecutivo de la constructora de San José vende más de 66.000 acciones en doce días

stop

Valeriano García percibió casi 87.000 euros por las transacciones realizadas entre el 8 y el 20 de febrero

Jacinto Rey, presidente de Grupo San José

23 de octubre de 2013 (23:01 CET)

Que un ejecutivo venda de forma masiva acciones de su propia empresa no suele dar la mejor imagen, pero eso es lo que hizo el pasado febrero Valeriano García, consejero delegado de San José Constructora, el principal pilar del Grupo San José, presidida por el empresario gallego Jacinto Rey.

Entre el 8 y el 20 de febrero vendió más de 66.000 acciones de la compañía, por lo que percibió cerca de 87.000 euros, según datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El precio de venta en el mercado continuo osciló entre los 1,17 y 1,33 euros por título.

Las operaciones se realizaron en un margen de tan sólo doce días, en una sola jornada llegó a vender más de 26.000 acciones en diversos paquetes.

Caída en bolsa

Este miércoles el grupo gallego cerró su cotización en bolsa con sus acciones a un precio individual de 1,52 euros. De haber vendido los diferentes paquetes de los que se desprendió en esta jornada, el ejecutivo se habría embolsado unos 14.000 euros más.

El precio de las acciones de San José se ha desplomado en los últimos años. En 2009, el valor máximo alcanzado fue de 14 euros por título, mientras que en lo que llevamos de ejercicio, el precio más alto pagado ha sido de 1,64 euros.

Los últimos reveses del grupo


La situación de la constructora también ha cambiado en los últimos tiempos y no traviesa su mejor momento. Este año le tocaba pagar el primer vencimiento de una deuda refinanciada en 2009 con un sindicato de bancos por importe de 2.210 millones de euros. Según el calendario comunicado el año pasado a la CNMV para este ejercicio se establecía un primer pago de 77,5 millones de euros, otro de 81,6 millones en 2014, dejando para el 2015 y siguientes la devolución de hasta 1.181 millones. No obstante, ese calendario quedó roto ya que la empresa fue incapaz de abonar lo acordado.

“El grupo ha procedido a novar el vencimiento de la presente deuda sindicada, procediendo a la amortización de un importe de 20 millones de euros, y posponiendo el importe restante de la cuota del ejercicio 2013 conjuntamente con la cuota correspondiente al ejercicio 2014, cumpliendo las obligaciones de amortización del principal existentes para el ejercicio 2013”, explica la empresa en sus cuentas semestrales. Lo que es lo mismo, de los 77,5 millones de euros, tan sólo ha abonado 20; el resto se sumará a la cuota del próximo año.

Por si fuera poco, este verano el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado la conocida como operación Chamartín, el proyecto urbanístico estrella de San José, que acumula ya más de 20 años en boxes, encadenando retraso tras retraso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad