Tino Fernández, el hasta ahora presidente del Real Club Deportivo de La Coruña

El presupuesto del Dépor de Tino Fernández, a la mitad si no asciende

El club perdería los 14 millones que este año percibe del seguro por descenso y en la 2020-21 finalizaría el periodo de carencia de la deuda con Abanca

El tren del ascenso a Primera División se aleja del Deportivo. La llegada de José Luis Martí al banquillo herculino no ha servido de revulsivo y tras cosechar una nueva derrota el domingo ante el Extremadura, el conjunto coruñés se sitúa ya a diez puntos del ascenso directo y a cuatro de los puestos de play off.

Una delicada situación deportiva que pone en riesgo el retorno a la máxima categoría del fútbol español, que ya se ha saldado con la dimisión del presidente del club, Tino Fernández, y los cinco consejeros y que amenaza con asestar un golpe a las cuentas del club.

Y es que en el caso de no lograr el ansiado ascenso, el Deportivo -que este año compite con el segundo mayor presupuesto de la Liga 1,2,3, solo superado por el Málaga- se vería obligado a competir la próxima temporada con un presupuesto un 40% inferior.

El papel del seguro por descenso

El conjunto hasta ahora presidido por Tino Fernández cuenta con un presupuesto de 35,6 millones de euros esta campaña, casi la mitad que los 61,7 millones de la temporada pasada. Pero, además de los ingresos por ventas de entradas, artículos del club y por derechos televisivos, los ingresos del club descansan sobre otra pata con fecha de caducidad.

Se trata del seguro por descenso con el que cuentan todos los equipos de la Liga de Fútbol Profesional (engloba a los clubes primera y segunda división) y que en el caso del Dépor supuso una inyección de 14,1 millones de euros para la temporada 2018-19. Esta cobertura tiene por objetivo dar garantías a los clubes para que pueden hacer frente a los salarios de aquellos jugadores que repiten en la plantilla tras haber militado en la máxima categoría y que, por lo general, cuentan con unos salarios más elevados que el resto. Ahora aporta el 40% de los ingresos del club, pero desaparecerán por completo el año que viene, obligando al club a hacer malabares para mantener el nivel competitivo de la plantilla. 

El acuerdo para aplacar la deuda con Abanca

Con el filial ya descendido a Tercera División y con un primer equipo cada vez más alejado de los puestos de ascenso, la parcela deportiva ha terminado por tumbar a Tino Fernández, cuyos primeros años de mandato estuvieron marcados por la delicada situación económica del club. Tras un abrupto final al mandato de Augusto César Lendoiro, Tino Fernández recibió un equipo con una deuda de 160 millones de euros. Esta cantidad se ha rebajado hasta los cerca de 94 millones de euros actuales, de los cuales 22,7 millones de euros se corresponden a deudas derivadas del concurso, 11 millones a deudas con entidades deportivas y los 60,2 millones de euros se corresponden a pasivos contraídos con entidades de crédito.

Este último apartado lo copa casi en exclusiva la gallega Abanca. El Deportivo tiene que hacer frente a un préstamo bilateral, a un préstamo sindicado y a un préstamo para la refinanciaciación de la deuda que el club arrastraba con la Agencia Tributaria y que ponía en riesgo su supervivencia. Este último es el de mayor cuantía (45 millones de euros), aunque gracias al acuerdo alcanzado con Abanca, su vencimiento se alargó hasta el año 2032, ofreciendo así un tiempo extra al conjunto herculino.

Fin a la carencia

Las propias cuentas del club marcan el calendario a seguir en el pago de la todavía abultada deuda. Cada año deben salir unos tres millones de euros para saldar los pasivos contraídos con Abanca y otros 1,3 millones para el pago de las deudas heredadas del concurso. Sin embargo, en la letra pequeña del acuerdo suscrito con Abanca se establece una tregua de dos años. Es la duración del periodo de carencia por el cual en Deportivo no debe hacer frente a sus pagos con Abanca ni durante el primer año tras el descenso (esta temporada) ni la siguiente.

Sí tendría que empezar a hacerlo a partir de una hipotética tercera campaña en la división de plata (temporada 2020-21). En el caso de no lograr el ascenso durante estos dos años, el Dépor no solo vería cómo su presupuesto se quedaría estancado en el nivel de los 20 millones de euros sino que, además, tendría que aparcar cuatro millones cada año (una quinta parte del presupuesto) solo para hacer frente a sus pasivos.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad