Manifestación de trabajadores de Barreras. EP.

El presidente mexicano califica Barreras de “herencia desventajosa"

López Obrador indicó esta semana que “aunque Pemex tenía mayoría, las decisiones las tomaban otros socios” en el astillero vigués

El astillero vigués Hijos de Barreras está en el tiempo de descuento. La ataranza tiene hasta el próximo 2 de febrero para evitar la entrada en concurso de acreedores. Desde la solicitud de preconcurso, el pasado octubre, el principal cambio en la compañía naval ha sido el anuncio de la toma del control de la empresa por parte de Ritz Carlton, la firma turística que le había encargado la construcción del crucero de lujo Evrima. Según se indicó, la armadora logró llegar un acuerdo con los dueños del 75% del astillero: Pemex, con el 51% de los títulos, y el grupo Albacora, que retiene el 24% de la empresa. No obstante, de momento, la multinacional no ha logrado hacer efectiva la toma de control, ya que ante ha de presentar un plan de reestructuración.

Ante el paso de los días y la alarma entre trabajadores y proveedores, la compañía ha enviado una misiva a sus acreedores en la que explica que su intención es la de firmar, antes del  31 de este mes, el acuerdo de refinanciación. Este estará basado en un plan de negocio que se presentará ante el Juzgado de lo Mercantil de Vigo para su homologación.

"Todo se está ordenando"

Mientras,  y a la espera del acuerdo que evite la entrada en fase concursal, la crisis del astillero vigués ha llegado hasta el Palacio Nacional de México, la sede del poder ejecutivo. Esta semana, la prensa preguntó al presidente azteca, Andrés Manuel López Obrador (AMLO en los medios de comunicación mexicanos) por la situación de Hijos de Barreras. El presidente confío en lograr una solución beneficiosa para la petrolera paraestatal y explicó: “Una de las cosas que heredamos fue este astillero en España en condiciones muy desventajosas para Pemex”. “A pesar de tener mayoría, las decisiones las tomaban los otros socios (dijo, probablemente en referencia al expresidente de la ataranza viguesa, José García Costas, señalado por Pemex como el principal responsable de la crisis de la empresa). “Todo esto se está ordenando ya y no hay influyentismo que valga”, dijo.

A este respecto, y preguntado por el medio mexicano Contralínea, López Obrador hizo referencia a los cambios que se están llevando a cabo dentro de Pemex y, concretamente, de la filial de comercio PMI. “En Pemex están cambiando los procedimientos y también los servidores públicos. Había quien llevaba 30 años y eso era mucho tiempo. Ya se renovó la dirección de Pemex Internacional”, apuntó.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad