El presidente de Pescanova hace campaña por Carceller

stop

Urgoiti advierte de que si no se resuelve pronto el convenio, la compañía está abocada a la liquidación

Demetrio Carceller y Juan Manuel Urgoiti la lado de la planta de Pescanova en Chapela | EFE

07 de febrero de 2014 (22:48 CET)

Juan Manuel Urgoiti, el presidente de Pescanova desde el pasado septiembre, ocupó su puesto en la compañía gracias a que el consejo de administración que propuso el grupo Damm, de Demetrio Carceller, salió escogido en la junta general de accionistas celebrada en Chapela. Este viernes le echó un capote al empresario ante las dudas de la banca acreedora con respecto a su propuesta para hacerse con el control de la compañía.

El ex presidente de Banco Gallego dio la voz de alarma mediante una misiva en la que adverte de que la situación de la firma gallega sigue siendo “muy crítica y complicada”. La falta de acuerdo dentro del plazo improrrogable fijado por el juez para el próximo 28 de febrero tendrá como consecuencia “la entrada en liquidación de la compañía, la peor y menos deseable” de las hipótesis planteadas.

Damm, la propuesta más adecuada


“Aunque se han producido grandes avances y la actividad empresarial en todas sus facetas sigue manteniéndose a buen ritmo, el plazo para la presentación de una propuesta de convenio se halla próxima a su fin y, a esta fecha, aún no se ha conseguido alcanzar un acuerdo entre las partes involucradas”, señala Urgoiti.

El presidente del consejo de administración de Pescanova, que en la actualidad no tiene funciones ejecutivas debido a que la administración concursal apartó al anterior equipo de Fernández de Sousa, no evita indicar que el proyecto de Demetrio Carceller es su apuesta. “En su reunión del 11 de diciembre de 2013, el consejo, tras un profundo y ponderado análisis de las propuestas recibidas, decidió elegir la propuesta presentada por el consorcio formado por Damm, KKR, Ergon y Luxempart por estimarla como la más adecuada para dirigir el proceso de reestructuración y asegurar la viabilidad de la futura compañía”.

La banca evitará la liquidación


No obstante, para que el convenio de acreedores salga adelante debe contar con el visto bueno del 51% del pasivo del concurso, además de con la autorización de administración concursal y juez. La propuesta de Damm no es la única y, de momento, sigue sin convencer a la banca, que indica que la quita sobre la deuda que plantea aún es demasiado alta (de entorno al 80%). Las entidades todavía tienen que analizar el proyecto de los fondos Centerbridge y Blue Crest.

Las financieras guardan un as más bajo la manga. En caso de que las propuestas de los interesados acabasen sin convencerles, están dispuestos a hacerse ellos mismos con el control de la pesquera. No es su primera opción, pero ya tienen un plan en marcha, con una quita de algo más del 60% y que contempla la capitalización de su deuda. Será el último cartucho que agoten, y solo para evitar la liquidación del grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad