Los trabajadores de Alu Ibérica se concentran en favor de la viabilidad de la compañía

El plan industrial de Riesgo es un "Power Point sin rigor"

El Gobierno asturiano arremete contra las propuestas del dueño de Alu Ibérica y aseguran que el documeento "ahonda la desconfianza y la escasa credibilidad"

El Gobierno asturiano vuelve a la carga contra Grupo Industrial Riesgo. La Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica del Principado ha asegurado que la propuesta trasladada por el nuevo dueño de las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés “carece del rigor" y las exigencias mínimas para constituir un plan industrial.

"Más allá de un cronograma con un horizonte temporal hasta 2025, la documentación, en formato Power Point, se limita a una serie de diapositivas complementarias a la presentación que la sociedad hizo pública a mediados de abril", aseguran desde el Principado, que recalcan que se trata de "ideas generales y ya conocidas", así como información recogida en las páginas corporativas de diversos proveedores industriales y de los catálogos de sus equipos.

"Ahonda la desconfianza"

Además, dicen carece de un plan económico y financiero y tampoco identifica la procedencia de los recursos para acometer inversiones y los mercados o clientes potenciales. "El documento ahonda la desconfianza y la escasa credibilidad del nuevo inversor porque lo remitido es más bien una declaración de intenciones que un proyecto serio, riguroso y viable para el mantenimiento de la producción de aluminio en Asturias", ha declarado la directora general de Industria, Rosana Prada.

El Principado, además ha informado de que el Ministerio de Industria ha comunicado esta tarde a la Consejería de Industria que convocará próximamente la mesa de seguimiento de los acuerdos suscritos en julio del pasado año. Las declaraciones del Gobierno asturiano se producen en una jornada marcada por el encierro de trabajadores de Alu Ibérica en el Concello de A Coruña y por el anuncio inversiones por parte de Grupo Industrial Riesgo.

Anuncio de inversiones

La compañía ha comprado cuatro hornos de crisol basculante a gas para la fusión y muestreo de chatarra. El primero saldrá de la factoría de Hormesa con destino a Avilés este mismo miércoles, mientras que el segundo está previsto que llegue a la planta asturiana en cuatro semanas. Los dos restantes se instalarán en la planta de A Coruña una vez que se complete la instalación de gas en la factoría gallega, según ha informado Grupo Riesgo a través de una nota de prensa.

Según la nueva dirección, los hornos anunciados permitirán, entre otras cosas, obtener una muestra superior de la pureza de la chatarra que llega a las factorías, lo que revierte en una optimización del producto final. "Estas adquisiciones se enmarcan en la primera fase del plan industrial de futuro de las plantas", han explicado fuentes de la nueva directiva de Alu Ibérica. Han explicado que a partir de ahora, la nueva materia prima principal de las plantas pasa a ser la chatarra de aluminio, en vez del aluminio primario.

"Esto va a permitir avanzar hacia un modelo más sostenible de producción de aluminio verde sin mínima huella de carbono, mediante tecnología de vanguardia que garanticen la máxima calidad", han añadido. También han anunciado la creación de un departamento de control de calidad de la chatarra, que supervisará la actividad de los hornos.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad