Manuel García, CEO de Greenalia

El plan de Greenalia para crecer en el negocio naviero

stop

La firma gallega de renovables crea la filial Greenalia Shipping con el objetivo de impulsar su línea de negocio dedicada al transporte marítimo

A Coruña, 21 de febrero de 2018 (04:55 CET)

El grupo gallego de renovables GreenaliaGreenalia ya está pensando en su próximo negocio. Casi al mismo tiempo que tenía conocimiento del plácet de la Xunta para levantar la que será la segunda mayor planta de biomasa de España, la compañía constituía la filial Greenalia Shipping con el objetivo de reforzar otra de sus líneas de negocio: la del transporte de mercancías por vía marítima.

Esta nueva sociedad, que tiene a Greenalia Logistics –la división logística del grupo– como socio único, nace para cubrir “el transporte de toda clase de mercancías, la consignación, adquisición, compra y venta de buques así como de valores relacionados con la navegación”.

Como explica el consejero delegado del grupo, Manuel García, a Economía Digital, la sociedad se constituye “en previsión de futuras operaciones” en el negocio marítimo. En la actualidad, operan con un barco alquilado en la modalidad de time chárter, pero valoran la posibilidad de adquirir uno en propiedad. “Estamos estudiando varias alternativas y pasar del alquiler a la propiedad para hacer los envíos a nuestros clientes y lograr así una mayor integración en este negocio”, apunta García.

Desde Ferrol para el mundo

El barco sirve a Greenalia para exportar sus productos forestales a países como Portugal o Bélgica, fundamentalmente para celulosa, aunque también transportan biocombustibles (pellet y astilla). “Somos capaces de darle servicio al 100% con nuestras cargas y las de terceros, por eso queremos avanzar en ese modelo y beneficiarnos del margen que ahora se lleva el armador”.

Greenalia Logistics, que es la filial de la que pende esta nueva sociedad, cuenta con licencia de operador en el puerto de Ferrol (de la red de Puertos del Estado), que es su principal punto de embarque y desembarque, así como en los de titularidad autonómica. Además de la estiba, esta pata del negocio también se encarga de otras áreas como el almacenaje, el transporte por carretera, la consignación y los trámites aduaneros, a los que podría unirse en un futuro no muy lejano la operativa de buques en propiedad.

Hemeroteca

Greenalia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad