La abogada Antonia Magdaleno trabajó para la administración concursal de Martinsa-Fadesa

El pellizco millonario (e ilegal) de la administradora concursal de Fadesa

stop

La abogada Antonia Magdaleno, condenada por estafa, desvió de su despacho cuatro millones de los 7,8 millones que cobró por el concurso de Martinsa-Fadesa

A Coruña, 07 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

La administradora concursal estrella se acaba de estrellar. De paso, ha puesto negro sobre blanco todo el dinero manejado en la crisis de Martinsa-Fadesa, que se dirimió en el Juzgado de lo Mercantil número uno de A Coruña. Y es que la abogada Antonia Magdaleno, administradora concursal de la compañía adquirida por Fernando Martín a Manuel Jove, ha sido condenada por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia por un delito de estafa continuada. ¿El motivo? Desviar parte de los emolumentos cobrados. 

La sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia desvela lo cobrado por Antonia Magdaleno en calidad de administradora concursal de Martinsa-Fadesa. Y también el reparto de los honorarios que estableció con los bufetes locales con los que colaboró su despacho, Broseta Abogados. De hecho, el despacho suscribió el 18 de febrero de 2009 un contrato de colaboración con la firma Vales Abogados y Asesores Tributarios SL, una conocida empresa coruñesa, para colaborar en la gestión del concurso de Martinsa-Fadesa.

Una sociedad para cobrar

El despacho valenciano había permitido a Magdaleno que concurriera con una firma creada "ad hoc" a los concursos de acreedores, la sociedad Antonia Magdaleno Carmona SL. El motivo aparente, según la sentencia, eran cuestiones relacionadas con su propia fiscalidad. Esa firma era la encargada de cobrar, y luego los importes, en teoría, eran facturados al despacho al que Magdaleno pertenecía.

La sentencia considera como hechos probados que Magdaleno, que había mostrado "su discrepancia con la forma de convenir el variable de sus retribuciones, sin causa que lo justificara, comenzó a dar órdenes al despacho para que le facturaran unas cantidades inferiores a las que ella había percibido, ocultando por tanto el importe realmente cobrado de las mercantiles concursadas, incumpliendo así lo que establecían los estatutos sociales, en cuanto a la exclusividad de su prestación de servicios, y al sistema retributivo acordado". Y ahí se produce la estafa continuada, según la sala.

Casi ocho millones por Fadesa

Otro de los aspectos sustanciales del caso son los elevados honorarios recibidos por la administradora concursal y su desvío, ahora demostrado. Respecto del concurso de Martisa Fadesa, seguido en el Juzgado de lo Mercantil número uno de A Coruña, Magdaleno cobró por honorarios de la concursada la cantidad de 7,8 millones de euros, mientras que ordenó que le fuera facturado por el despacho la cantidad de 3,3 millones. Magdaleno abonó a la firma coruñesa Vales Abogados y Asesores Tributarios SL, según la sentencia, un total de 627.309 euros, en virtud del contrato de colaboración que mantenía Broseta.

También empleó la misma dinámica con respecto al concurso de otra inmobiliaria, Urazca, seguido en el Juzgado de lo Mercantil número dos de Bilbao. Magdaleno cobró la cantidad de 1,4 millones de euros por la crisis de Urazca. Lo hizo a su propia empresa, mientras que ordenó al despacho que le fuera facturada la cantidad de 589.778 euros. La sala fija la cantidad defraudada en su conjunto, en los dos concursos, en 4,6 millones de euros. Solo en el caso de Martinsa-Fadesa, descontada la parte que ingresó a Vales, fueron unos cuatro millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad