El patrimonio incalculable de la duquesa de Alba en Galicia: dos fortalezas y cuatro castillos

stop

Pertenecen a la fundación que gestiona las propiedades de Cayetana Fitz-James, aunque fueron cedidos a la Xunta en el 81

Castillo de Monterrei, en Verín, al lado de una imagen de archivo de la duquesa de Alba | EFE

17 de noviembre de 2014 (23:52 CET)

El último parte médico conocido este lunes sobre la salud de Cayetana Fitz-James Stuart, la duquesa de Alba, de 88 años, indica que se encuentra en una situación “estable” aunque con pronóstico reservado tras ingresar el pasado domingo por la noche en la UCI del Hospital Sagrado Corazón de Sevilla tras un empeoramiento de su salud. Cuando ingresó presentaba un cuadro de insuficiencia respiratoria, además de sufrir una gastroenteritis.

El estado de salud de la duquesa ha vuelto a poner sobre la palestra el debate sobre su patrimonio. Su fortuna es difícilmente calculable y tiene importantes activos en la comunidad gallega. Durante años la estimación de su riqueza ni siquiera se reflejaba en Forbes por la complejidad que entrañaba cuantificarlo.

Activos en Galicia

La publicación británica Eurobusiness cifró sus riquezas en 600 millones de euros, una cifra que se antojaba demasiado tímida, y que otras publicaciones elevaron hasta los 3.500 millones. Este año, Forbes sí le ha adjudicado una cuantía al patrimonio de la duquesa, que estima en unos 2.500 millones de euros.

Pero, con dudas o sin ellas acerca de los abultado de su fortuna, lo cierto es que una parte importante del patrimonio de la Casa de Alba se sostiene en Galicia. Cuenta con las fortalezas de Castro Caldelas y de Monterrei, en Ourense, además de los castillos de Moeche, Monforte de Lemos, Narahío (en San Sadurniño) y de los Andrade, en Pontedeume.

En manos de la Fundación Casa de Alba

El grueso de sus propiedades en Galicia pertenecen a la Fundación Casa de Alba, creada en el 75. En el caso del fallecimiento de la duquesa, y tal y como quedó reflejado en 2011 --cuando se hizo pública su herencia ante su boda con Alfonso Díez-- la gestión y disfrute de los bienes de la fundación va en el lote del título nobiliario y le corresponden a su primogénito, Carlos Fitz James Stuart, duque de Huéscar y próximo jefe de la Casa de Alba.

Su patrimonio, no obstante, no se puede vender salvo la aprobación del Ministerio de Cultura, que lo protege con las leyes de Patrimonio Histórico y de Fundaciones.

Acuerdo con Xunta y concellos

A pesar de todo,  la relación de la Casa de Alba con sus propiedades en Galicia es escasa. Los castillos y fortalezas fueron cedidos en el año 81 a la Xunta de Galicia tras un acuerdo que fue anunciado por el entonces delegado del Gobierno, Domingo García Sabell, y que convertía al Gobierno gallego en órgano administrador del usufructo. No obstante, el código civil estipula que el usufructo no puede superar un período de 30 años.

No obstante, en el caso del castillo de Castro Caldelas, el ayuntamiento llegó a un acuerdo en el año 91 con la Casa de Alba que garantiza su cesión al municipio por un plazo de 50 años. El organismo local se hizo cargo, en base a este acuerdo, de la gestión y conservación del monumento, que data del siglo XIV.

En 2006 también se cedió a sus respectivos municipios la gestión, en este caso por 30 años, de los castillos de Moeche y Narahío.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad