Una tienda de Lacoste en París.

El otoño caliente de Lacoste: números rojos y guerra con la plantilla

stop

La filial española del cocodrilo ya atisba una guerra con los sindicatos mientras que los números son radicalmente opuestos a los de su matriz

Barcelona, 21 de octubre de 2018 (04:55 CET)

Con la llegada del frío, Lacoste tiene más dolores de cabeza que limitarse a colocar la nueva colección de otoño en las estanterías. La filial española de la marca del cocodrilo se encuentra inmersa en unas tensas negociaciones de un expediente de regulación de empleo (ERE) que amenaza con trasladarse a las tiendas de la empresa. Mientras, la compañía asume que terminará el año con las mayores pérdidas del último lustro.

Fuentes sindicales explican a Economía Digital que las conversaciones con la empresa que dirige en el país Manel Echevarría están enconadas en posiciones muy distintas. "Si la situación no cambia, la semana que viene haremos una protesta frente al establecimiento de paseo de Gracia, en Barcelona", amenazan.

Si los representantes pidieron hasta 60 días por año trabajado para los menores de 55 años y unas rentas de 100% para los mayores hasta la jubilación, la cúpula sólo ofrece 28 días por año trabajado con un máximo de 18 meses para los jóvenes y unas rentas de 70% para los más veteranos.

El ERE despierta dudas legales a la plantilla: "Es una deslocalización"

Planteado para un centenar de personas, el ERE despierta hasta dudas legales a los trabajadores. "Los puestos no desaparecen sino que se trasladan a Francia", denuncian. Y zanjan: "Lo que Lacoste hace es una deslocalización para ahorrar costes".

En cambio, la compañía culpa a la gestión "ineficiente, obsoleta y rígida" de la familia Basi --los antiguos propietarios de la filial-- para justicar un recorte que eliminará 38 personas en los servicios centrales y acabará con el almacén de Barberà del Vallès y el outlet para la plantilla.

Números rojos para Lacoste en 2018

El grupo textil encargó un informe al perito Javier Fábregas para justificar el tijeretazo en el que desvela las previsiones económicas para los próximos ejercicios. Las cifras a las que ha tenido acceso Economía Digital muestran que las pérdidas de 6,1 millones de 2017​ se acrecentarán hasta los 10,6 millones de euros antes de impuestos.

La perspectiva, diseñada el pasado mes de junio, muestra "el mejor escenario" una vez la firma francesa ya comenzó "con numerosas y detalladas acciones para impulsar las ventas y mejorar los costes". Sin embargo, la tendencia recibida, con unos números rojos de 9,7 millones en el último trienio, y el pago de las indemnizaciones por el ERE, previsto en 7,2 millones, segarán el resultado.

Pero por primera vez en más de seis años, las ventas caerán y de los 67,6 millones facturados en 2017 se bajará ligeramente hasta los 65,5 millones. El primer año sin la gestión ineficaz y poco productiva de los Basi --así la describe el dossier-- se saldará con el peor resultado recordado en los últimos ejercicios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad