El oro de Corcoesto llega a Europa envuelto en críticas

stop

El grupo europeo Verdes-ALE intentará prohibir el uso del cianuro en la extracción, lo que paralizaría el proyecto

Plano de la mina de Corcoesto

20 de agosto de 2012 (20:55 CET)

El eurodiputado alemán Reinhold Butiköfer visitó este sábado la zona minera de Corcoesto para conocer de cerca el espacio donde la compañía canadiense Edgewater Exploration Ltd pretende extraer oro a partir del próximo año. Lo acompañó la también eurodiputada por el BNG y compañera en el Grupo Verdes-Alianza Libre Europa, Ana Miranda. A su regreso a Bruselas, llevarán un informe crítico con el proyecto de la empresa canadiense, al que consideran “opaco” y "poco serio”.

Tras el encuentro mantenido con la Plataforma en Defensa de Corcoesto, colectivo de vecinos que se oponen al proyecto, concluyeron que el plan de extracción tiene deficiencias en materia de seguridad y medioambiental.

Una de las principales trabas para los eurodiputados es el empleo de cianuro en el proceso de extracción del oro. La empresa prevé utilizar una tonelada y media diaria del compuesto en Corcoesto.

La normativa europea no prohíbe a las industrias mineras su uso, aunque recomienda evitarlo. “Ahora mismo son los países miembros quienes deciden si utilizar cianuro es legal o no en su territorio, pero intentaremos impulsar una norma en Europa para que esta recomendación se convierta en prohibición lo antes posible”, asegura Ana Miranda.

Los problemas de seguridad también atañen a la construcción de un muro de 60 metros bordeando la zona de extracción. A juicio de los eurodiputados representa un grave peligro al situarse en una zona de actividad sísmica. A esto se añade que “en el proyecto de Edgewater no consta de un plan para emergencias que es obligatorio para las industrias mineras”.

Retrasar los plazos

Esta será la primera noticia que tenga la Comisión Europea de Industria y Energía, a la que pertenece Butiköfer, del oro de Corcoesto. La Xunta tiene previsto aprobar el proyecto de Edgewater a finales de año, “pero las alegaciones de asociaciones medioambientales, vecinos y grupos políticos retrasará los plazos --expone Miranda--. Y también su llegada oficial a las instancias europeas y el inicio de la extracción”.

De momento, los dos eurodiputados se han comprometido a pasar informes sobre los avances del proyecto y la Comisión Europea a "prestar atención" a sus informaciones. Entre las iniciativas que se plantean para hacer llegar sus críticas a los representantes europeos está la celebración de un ciclo de conferencias en Bruselas sobre minería a cielo abierto --modelo que aplicará Edgewater en Corcoesto-- antes de que finalice el año.

Las ponencias abordarán problemáticas similares en otros países europeos, como Bulgaria, Suecia o Alemania, donde se han puesto en marcha proyectos similares al de la mina coruñesa.

El factor económico

El principal argumento de los defensores del proyecto es el impulso económico que experimentaría la zona, así como la creación de puestos de trabajo durante el periodo de extracción, alrededor de unos 10 años según cálculos de la empresa.

El presidente autonómico, Núñez Feijóo cifró el número de empleos que generará la mina en 1.400. Mientras, el Consello de la Xunta declaró la iniciativa como proyecto industrial estratégico, lo que le permitirá agilizar todos los trámites y ahorrar tiempo para su puesta en marcha

Ana Miranda ha puesto de manifiesto la oposición de su grupo a estas cifras. “Hay que valorar también los empleos que destruye en las empresas agrarias y tener en cuenta la paralización del desarrollo estratégico de la zona una vez iniciada la extracción”, dice. “Lo que se ha hecho desde la Xunta es inflar las cifras contabilizando trabajos de duración muy corta".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad