El Obradoiro completa su conversión en Sociedad Anónima Deportiva

stop

El equipo de baloncesto militará la próxima campaña en la Liga Endesa con un capital social de 3 millones de euros

Obradoiro Fontes do Sar

31 de julio de 2012 (22:29 CET)

El Obradoiro completó sobre la bocina su conversión en Sociedad Anónima Deportiva, condición imprescindible para competir el próximo año en la primera categoría del baloncesto español. Así lo decidieron los socios en la reunión de la Junta Constituyente celebrada este martes en el Multiusos Fontes do Sar, en Santiago, a la que asistieron casi 2.000 accionistas, el 85% del capital social.

No ha sido un partido fácil. La lentitud en la venta de acciones ha mantenido en vilo a la afición y a la directiva del club, que ha pasado el último mes de reunión en reunión, buscando el apoyo de empresarios y administración. Así lo reconoció el presidente de la entidad, Raúl López, que estaba visiblemente emocionado por la respuesta de la afición. "Nos sentimos abrumados por el apoyo de la gente. Lo teníamos todo en contra y hemos hecho historia", dijo López.

El nacimiento del nuevo Obradoiro estuvo precedido de largas colas de gente en el pabellón, que atrasaron casi una hora la asamblea. Con sólo un voto en contra y ocho abstenciones, el equipo de Santiago logró otra victoria al límite. Estará el próximo año en la Liga Endesa y contará con 3 millones de euros de capital social.

Una semana de infarto

Hace apenas una semana, solo se había completado la mitad del capital social. La mayor parte del montante correspondía a socios y aficionados, que llegaron hasta los 850.000 euros. Entre ellos, el alcalde de Santiago, Ángel Currás, que adquirió acciones del club a título personal como muestra de apoyo a la entidad.

No fue el único en hacerlo. El edil de Deportes del concello así como otros concejales del ayuntamiento se convirtieron en accionistas del Obradoiro. Nada de eso fue suficiente. El club tuvo que ampliar el plazo para la conversión, que en un primer momento se cerraba el 14 de julio. En la mañana del martes, 17 días más tarde, el vicepresidente José Ramón García cerró las últimas gestiones financieras para completar la conversión.

"Hasta hace tres días parecía imposible --reconoce Raúl López-- porque no hay dinero en las instituciones. Lo hemos conseguido un grupo de empresarios con un gran esfuerzo y más de dos mil accionistas entregados", asegura.

Agradecimientos


Desde el final de la primera campaña de abonados, el 5 de julio, la conversión del Obradoiro en Sociedad Anónima Deportiva adquirió un tono épico. Lo advirtió el director financiero del club, Alberto Parga, “habrá que sufrir hasta el último momento”, reconoció a Economia Digital. Y fue todavía más contundente el vicepresidente del club. “El que pueda hacer algo que lo haga ya, porque el tiempo se acaba”, aseveró José Ramón García.

Estas palabras de apremio se convirtieron en agradecimiento para toda la masa social del Obradoiro y para los empresarios que en la última semana han apoyado la conversión. “Agradezco profundamente el esfuerzo realizado a los empresarios en estos tiempos tan difíciles”, aseguró López, que prometió un equipo competitivo a los aficionados para el próximo año porque "ellos se lo merecen".

Críticas

Cambiaba así el discurso de la última semana en la que fuentes del club se habían quejado de la falta de interés por parte de los empresarios locales. “El apoyo de la afición ha sido muy importante, no se puede decir lo mismo del tejido empresarial de Santiago”, llegó a decir José Ramón García.

Las constantes reuniones con empresas y asociaciones de empresarios no se concretaron en inversiones económicas sustanciales para el club hasta los últimos días. Sin embargo, la afición no desfalleció y organizó desde comidas --la pulpada “obradoirista” reunió a 400 personas en la Alameda de Santiago-- hasta conciertos de apoyo. “La afición quiere baloncesto y ahora empieza un nuevo reto”, concluyó López.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad