panadería Sanbrandan en A Coruña / Sanbrandan-Facebook

El nuevo dueño de Feca-Neón pacta la compra de Sanbrandan

El empresario coruñés García Martín ultima la compra de todo el grupo panadero Ipasa y se compromete al mantenimiento de los puestos de trabajo

Desde la absoluta discreción, el empresario coruñés Carlos García Martín ha llegado a un acuerdo por el que, previsiblemente, se hará con la totalidad del grupo alimenticio Ipasa, con sede en el coruñés polígono de Agrela y que controla la conocida cadena de panaderías Sanbrandan. Según ha podido saber Economía Digital, el nuevo dueño de la histórica empresa coruñesa de rotulación Feca-Neón ultima la adquisición de la compañía, que el pasado 2018 facturó 19,1 millones de euros y que cuenta con una plantilla que sobrepasa los 270 empleados.

Si bien desde Ipasa mantienen silencio, según informan a este medio fuentes conocedoras de la operación, la voluntad del grupo de García Martín pasa por el mantenimiento del 100% del empleo actual. “Su intención con la cadena Sanbradan, de hecho, es la de continuar ampliando la plantilla, ya que quiere iniciar un plan de expansión que en una primera fase apostará por el crecimiento por toda Galicia y que, en una segunda fase, saldrá de la comunidad”, indican esas mismas fuentes.

Apuesta por la 'galleguidad' de Sanbrandan

La popularidad de la cadena Sanbrandan se circunscribe mayoritariamente a la zona de A Coruña. De los 46 locales entre propios y franquiciados con los que cuenta Ipasa, 40 están localizados en el entorno de la ciudad herculina. “La intención del grupo empresarial liderado por García Martín es la de apostar por la 'galleguidad' de la marca y hacerla crecer en la comunidad”, comentan las voces consultadas por este medio, que recuerdan que la otra gran empresa en Galicia del sector de la panadería, Ingapán, tiene ya todo su capital en manos del conglomerado catalán Europastry

Los buenos números de Ipasa han llamado la atención de compañías del sector situadas fuera de la comunidad gallega, si bien es el grupo del empresario propietario de la Óptica Gallega el que habría llegado ya a un acuerdo con la firma actualmente presidida por Sofía López Regueiro.

Una expansión que comienza en Feca-Neón

La cartera del empresario coruñés Carlos García Martín ha crecido de forma notable en los últimos tiempos, si bien lo ha hecho desde la absoluta discreción. Prácticamente desconocido a nivel mediático, hasta hace poco más de un mes García Martín tenía a su nombre más de una veintena de empresas que, mayoritariamente, pivotaban sobre los negocios de la hostelería y, en mayor medida, del mundo de la oftalmología y las ópticas. Su modesto imperio tenía entre sus principales activos el conocido Centro Óptico Galego, que cuenta con varios establecimientos en la ciudad herculina. No obstante, la expansión de sus cartera de negocios comenzó a fraguarse el pasado mes de octubre, cuando se hizo con la empresa coruñesa de rotulación Feca-Neón.

Las últimas cuentas de la empresa disponibles en el Registro Mercantil son las correspondientes al año 2017. Entonces, Feca-Neón acabó el ejercicio con una facturación de algo más de 200.000 euros y un resultado antes de impuestos que sobrepasaba los 10.000 euros. La intención de los nuevos dueños es que la enseña crezca. Tras comprar la empresa y sanearla con una inyección de capital, García constituyó otra sociedad con idéntico domicilio social: Feca-Neón Reformas y Servicios SL.

Si, como todo parece indicar, el empresario cierra la compra de Ipasa, en cuestión de meses su grupo pasará a situarse entre los más grandes de la ciudad en cuanto a facturación y plantilla (sin tener en cuenta, eso sí, gigantes como Inditex, Hijos de Rivera o Abanca)

El crecimiento de Ipasa

El volumen de negocio de Ipasa es considerable. La compañía cerró 2018, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, con una cifra de negocio de 19,1 millones de euros, su récord de ventas, teniendo en cuenta que la facturación de 2017 fue de 17,9 millones. A pesar del aumento de ingresos, el grupo especializado en pan y empanadas artesanas congeladas incurrió en unas pérdidas de 88.000 euros, frente a los beneficios de 295.000 euros acuñados el ejercicio precedente.

No obstante, en su memoria la compañía asegura que las pérdidas de 2018 se deben a circunstancias puntuales ya corregidas. “La tendencia en los futuros resultados de la empresa será un importante cambio al alza”, apuntan. En cuanto a la facturación, a cierre del pasado año la compañía indicaba que “la cifra de negocios se mantendría como consecuencia de la estabilidad del mercado”. Ipasa nació en la década de los setenta, cuando un grupo de artesanos panaderos decidieron crear una gran industria de pan tecnológicamente más preparada.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad