El nuevo consejo de Pescanova se decidirá antes de la declaración judicial de los imputados

stop

La cita está marcada para el 12 de septiembre, casi un mes antes de la comparecencia de Sousa

El juez Pablo Ruz y Manuel Fernández de Sousa

20 de julio de 2013 (01:51 CET)

El magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz tomará declaración al ex presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, en calidad de imputado el próximo 15 de octubre. En esa jornada también pasarán por el estrado su hijo Pablo Fernández Andrade y el ex consejero Jesús García García. El día 16 le tocará el turno a otros dos imputados, Alfonso Paz-Andrade y José Antonio Pérez-Nievas.

De este modo, Ruz retoma las declaraciones de los imputados por supuesto uso de información privilegiada y falseamiento de cuentas que estaban previstas para principios de julio pero que no se llevaron a cabo debido a que la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policía (UDEF) necesitaba tiempo para investigar los movimientos en el patrimonio de Fernández de Sousa y su familia en el último año.

Tras la junta de accionistas

Las declaraciones se realizarán casi un mes después de que se celebre la junta de accionistas de Pescanova, de la que, previsiblemente, ha de salir un nuevo consejo y un nuevo presidente de la pesquera.

En esa junta de accionistas Manuel Fernández de Sousa seguirá siendo consejero de la multinacional y primer accionista de la compañía. También seguirá con su puesto en el consejo Alfonso Paz-Andrade quien fue propuesto para presidir Pescanova en la última reunión del principal órgano de poder de la empresa y que recibió seis votos a favor por tres en contra. El empresario gallego declinó no obstante no optar a la presidencia si dentro del consejo no había unanimidad.

El llegar a la cita de septiembre con una imputación a las espaldas y sin haber declarado puede jugar en su contra a la hora de optar a la presidencia del consejo. En la cita del pasado miércoles, el suyo no fue el único nombre que saltó a la palestra para presidir Pescanova. José Carceller, hermano de Demetrio Carceller, el presidente de Damm, se postuló para tomar las riendas de la compañía aunque su propuesta sólo obtuvo tres votos favorables.

Declaraciones

Pero sea como fuere, durante varios días de octubre, y una vez conocido el demoledor informe forensic de KPMG diveros directivos de Pescanova pasarán también por el estrado. El 17 le tocará el turno al hermano de Sousa, Fernando Fernández de Sousa y a Robert Alberto Williams, consejero y presidente del comité de auditoría de la pesquera. También le tocará el turno a los directivos Joaquín Viña Tamarco, Antonio Taboas Moure y José López Uroz, todos ellos señalados de alguna u otra forma por la auditoría forense.

El 22 de octubre, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 iniciará la toma de declaración de los testigos en el proceso, entre los que figura José Carceller, François Tesch y Alain Huberty, que quedan citados a través de la representación procesal de Luxempart.  

Testigos

También acudirán en calidad de testigos Antonio Basagoiti, consejero de Pescanova desde 1996 y que dimitió en abril, así como Francisco Javier Soriano, Yago Méndez Pascual, Ana Belén Barreras Ruano, que presentó el miércoles su dimisión como consejera de la pesquera, César Mata Moretón, Carlos Turci Domingo y Santiago Sañé Figueras.

El magistrado solicita además que se dé traslado al Ministerio Fiscal por si procede emitir pronunciamiento alguno sobre las diversas medidas cautelares solicitadas en las querellas presentadas hasta el momento.

Desestimada la querella de Iberfomento


Por otro lado, Ruz ha desestimado la querella presentada por el consejero de Pescanova Iberfomento contra el ex presidente de la compañía por un delito societario y un delito de falseamiento de cuentas anuales.

En su auto Ruz inadmite a trámite la querella interpuesta por Iberfomento, teniendo a la misma por denuncia.
El juez considera que no procede la imputación sobre el querellado por un delito societario, ya que el derecho de información se reconoce a aquellos con cualidad de socios, y que en este caso "no se cumple por la entidad Iberfomento, que no es accionista ni tiene cualidad de socio de Pescanova, sino que forma parte de su consejo de administración".

En su querella, Iberfomento señalaba que Fernández de Sousa falseó las cuentas anuales de Pescanova y otros documentos relevantes, refiriéndose a documentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ocultando su verdadera situación económica y patrimonial con el fin de captar nuevos inversores y de colocar en el mercado una parte significativa de su propia participación en la compañía.

Iberfomento ocupa un asiento en el consejo de administración de Pescanova a través de su presidente y consejero delegado José Antonio Pérez-Nievas, que también está imputado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad