El nuevo consejo de Inditex se proyecta a la medida de Amancio Ortega

stop

La incorporación de Rodrigo Echenique se suma a la vicepresidencia de José Arnau Sierra, ambos contrapesos internos a Pablo Isla

Pablo Isla (i), nuevo presidente de Inditex, con el fundador del emporio textil, Amancio Ortega (d)

17 de julio de 2014 (23:40 CET)

No da puntada sin hilo Amancio Ortega en Inditex. El fundador y máximo accionista de la multinacional textil, siempre en un segundo plano, traza un juego de equilibrios entre sus ejecutivos que también se proyecta al nuevo consejo de administración que ha salido esta semana de la junta general de accionistas celebrada en Arteixo. El patrón de Inditex es conocido por fomentar la rivalidad entre su equipo directivo. Y, sin llegar a tanto, en cierta medida los contrapesos vuelven a emerger en los recientes retoques a la estructura de gobierno de la compañía.

Así interpretan en Arteixo el nombramiento de Rodrigo Echenique como consejero externo independiente por el plazo de cuatro años. Echenique, presidente de Vocento y de NH Hoteles, es un histórico de las finanzas españolas, vinculado desde siempre al Banco Santander de Emilio Botín.

En los noventa llegó a ser consejero delegado del banco cántabro. Echenique también será vocal de la Comisión Ejecutiva y del Comité de Auditoría y Control de Inditex, así como presidente de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, en sustitución de Carlos Espinosa de los Monteros, que permanece como vocal en la citada comisión y también como consejero.

El peso de Arnau

La evidencia más ruidosa del juego de contrapesos que establece Ortega llevó en 2012 a uno de sus hombres de máxima confianza a la vicepresidencia de Inditex, relevando precisamente a Espinosa de los Monteros, cuando se hizo cargo del comisionado para la Marca España por encargo de Mariano Rajoy. Se trata de José Arnau Sierra, quizá el más fiel colaborador de Ortega junto a Ramón Reñón Túñez. Ambos históricos del grupo textil, Arnau es desde 2001 el primer ejecutivo del Grupo Pontegadea, el brazo inversor de Ortega, y desde 1997 miembro del consejo de administración de Gartler, la patrimonial sobre la que la primera fortuna de España mantiene la arquitectura de su inversión en Inditex.

Arnau, discreto como Ortega, lucense e inspector fiscal en excedencia, fue director de la asesoría fiscal y miembro del comité de dirección de Inditex desde 1993 hasta 2001 y miembro de su consejo entre 1997 y 2000. De alguna manera, en 2012, Ortega premió su fidelidad y el éxito de su gestión en Pontegadea con la vicepresidencia de grupo textil, solo reportando al fundador y a Pablo Isla, el presidente.

A Arnau se le atribuye la coordinación de todo lo que tiene que ver con el diseño del protocolo de sucesión dentro del grupo textil. En su día, Arnau también se encargó de cuidar la inversión de Ortega en el antiguo Banco Pastor, en el que fue consejero entre 2005 y 2012, bajo la presidencia de José María Arias, amigo del magnate textil.  

Más novedades

El consejo de administración previo a la junta general de Inditex también ha traído consigo otras novedades que a primera vista pasan desapercibidas. Es el caso de la emergente figura del consejero independiente coordinador, que ha recaído en Nils Smedegaard Andersen, desde 2010 consejero a secas de la multinacional textil. Andersen es un experto en logística.

En 2007 dejó Carlsberg para convertirse en socio y consejero delegado del Grupo A.P. Moller – Maersk. Actualmente es presidente de la compañía, uno de los primeros operadores logísticos a escala mundial. A simple vista, Ortega asiste a estos movimientos como vocal del consejo de Inditex, pero como máximo accionista y fundador del grupo resultaría ingenuo negar que su mano no esté detrás de los cambios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad