El negocio del Hotel Finisterre: Popular y Rodríguez Cebrián se llevaron 25 millones el año de la venta

stop

El traspaso de la concesión del inmueble y de La Solana generó una plusvalía de 1,5 millones para la sociedad adjudicataria que, con unos beneficios de 13,1 millones, premió a sus socios

Hotel Finisterre, en A Coruña

en A Coruña, 01 de abril de 2016 (02:17 CET)

En el Hotel Finisterre, el único de cinco estrellas de A Coruña, todo el mundo vende. Lo quiere hacer la Autoridad Portuaria, la propietaria de los terrenos, para obtener recursos que le permitan afrontar los pagos de deuda contraída por la construcción del Puerto Exterior. Y lo hicieron hace dos años Banco Popular y el ex director general de Inditex, Juan Carlos Rodríguez Cebrián, que controlaban el inmueble y el complejo deportivo La Solana a través del grupo La Toja Hoteles.

La operación resultó razonablemente rentable, logrando una plusvalía de 1,55 millones tras la venta a Inmobiliaria Río Mero, del empresario Gustavo Alejandro López Patto, por 12,5 millones.

Ese curso, los ingresos se dispararon para La Toja Hoteles al percibir 12 millones procedentes del dividendo de su filial Finisterre SA, la que efectuó la venta.

Hasta los 25 millones

El grupo, que controla también el Hotel Balneario La Toja y el Gran Hotel La Toja, registró unos beneficios superiores a los 13 millones y procedió a repartir dividendos. La mayoría fueron a las arcas del Popular, que tiene el 90% del capital, frente al 10% en manos de Rodríguez Cebrián a través de la sociedad Marlolan sl.

En ese curso, Grupo La Toja Hoteles repartió 25 millones entre los socios, 13,3 a cuenta de las reservas voluntarias que tenía la sociedad, 600.000 euros como dividendo y otros 11 millones de prima de emisión derivada de una ampliación de capital efectuada en 2002. En total, 24,9 millones para los dos propietarios de la concesión.

El Finisterre daba beneficios

¿Era un negocio rentable? Se trata de una concesión antigua que vence en 2027 por lo que cabe esperar que el canon que percibe la Autoridad Portuaria no sea elevado, pero el puerto rechaza desvelar la cuantía. Sí que están a la luz los resultados de Finisterre SA, que firmaba unos beneficios antes de impuestos de 800.000 euros por la explotación de la concesión del hotel y La Solana. Según fuentes empresariales, los beneficios brutos de la sociedad triplicaban lo que tenía que abonar por el canon.

Tanto Hesperia, inquilino y administrador del Finisterre, como Metropolitan Spain, administrador de La Solana, pagan una renta fija anual a la que se sumaba otra variable en función de los ingresos obtenidos en cada ejercicio. El contrato para la explotación de las instalaciones finaliza en ambos casos en abril de 2019.

Los nuevos propietarios, los empresarios Gustavo Alejandro López Patto y Antonio Rey Alba, mantendrán la concesión hasta 2027. La venta de los terrenos, según ha transmitido la Autoridad Portuaria, no implicará un cambio de usos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad