El negocio de los drones despega en Galicia: así es el proyecto de Rozas

stop

Inaer desarrolará un helicóptero para la lucha contra incendios e Indra el avión 'Targus' y un vehículo marino; el centro tecnológico estará operativo en septiembre

Imagen del vídeo para el proyecto Civial UAVs Initiative en Rozas

en A Coruña, 13 de mayo de 2016 (22:58 CET)

Una inversión de 115 millones, sumada a las ya efectuadas en el aeródromo de Rozas, situará a Galicia en la rampa de salida del negocio de los drones, que se estima moverá unos 67.000 millones de euros hasta el año 2020.

El centro tecnológico de las instalaciones lucenses estará en funcionamiento en septiembre en base a un calendario pautado, según el que la contratación de personal se realizará este mayo; entre junio y diciembre se procederá a la subcontratación de trabajos con empresas gallegas; en julio se construirá el hangar en el aeródromo así como el centro de helicópteros; y en septiembre será el pistoletazo de salida oficial del polo de drones gallego, si no hay retrasos.

Civil UAVs Initiative (galego) from Axencia Galega de Innovación on Vimeo.



La Xunta aporta 40 millones e Indra e Inaer, las ganadoras del concurso puesto en marcha por el Gobierno gallego, otros 75, que derivarán en contratos con 18 empresas y 13 centros de conocimiento, entre los que se incluyen las tres universidades gallegas. La Xunta y las empresas que se han convertido en sus socio industrial estiman que generarán 600 empleos entre directos e indirectos.

Los planes de Inaer

Inaer, la primera compañía en España en servicios de emergencia aérea y mantenimiento de aeronaves, pretende desarrollar y fabricar en Rozas el helicóptero LUMES, diseñado para la vigilancia de incendios y para recopilar información clave para la toma de decisiones en el operativo de extinción. Además, desarrollará aplicaciones de software para emergencias y gestión del territorio y recursos naturales.

La compañía repartirá su actividad entre el centro tecnológico de Rozas, un espacio adecuado para el proyecto por su poca densidad de población y escaso tráfico aéreo, y la Zona Franca de Vigo.

Los planes de Indra

El otro socio, Indra, desarrollará el avión Targus, modelo opcionalmente pilotado. Según explica, será el primero de este tipo que se realice en España. También levantará un centro de misión y procesado de datos y un segundo vehículo no tripulado. En este caso, un vehículo marino que estará dotado de un robot sumarino para la recogida de muestras.

Asimismo, el robot estará equipado con sistemas de detección de náufragos, equipo de salvamento y equipo contra incendios.



El desarrollo empresarial gallego

El desarrollo de los aviones no tripulados con fines civiles implicará el traslado a Galicia del grueso de la actividad en este área de las dos empresas, que se realizará desde el centro tecnológico. Se espera que con su operación desde Rozas funcionen como centros de atracción para el desarrollo de una industria gallega de alto valor añadido y con fuertes capacidades de desarrollo a su alrededor.

Indra, que contará con su propio hangar, llevará a cabo en el centro lucense las pruebas y ensayos de toda su familia de UAVs, así como las pruebas y desarrollos adicionales de su avión pilotado P2006T MRI de vigilancia marítima. 

Paralelamente, implantará en Rozas el primer centro de control de tráfico para la futura gestión de pasillos aéreos destinados a la navegación de drones en el ámbito civil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad