El naval vigués se queda a medias: crea 600 empleos de los 1.400 previstos

stop

La patronal Asime considera que se tocó fondo en 2014, con una nueva pérdida de empleo en el sector del metal, y que este año comenzará la recuperación

Enrique Mallón durante la presentación del informe

en Vigo, 26 de febrero de 2015 (03:40 CET)

Situación de "congelación o estancamiento". Así define la patronal Asime la dinámica del sector naval a lo largo del último año, en el que apenas se lograron un puñado de contratos pese al aterrizaje de Pemex y las mejoradas sensaciones de las empresas del sector.

El informe anual de la patronal del metal considera que los datos no fueron "nada positivos" aunque el número de afiliados en alta laboral aumentó desde el año anterior y se crearon 600 nuevos empleos, el crecimiento neto fue de sólo 61 trabajadores --un 1,1%--, hasta los 5.600. La previsión a finales de 2013 era la creación de 1.400 puestos de trabajo en base a los encargos de la petrolera mexicana.

Enrique Mallón, el secretario general de Asime, ha argumentado que en 2014 persistió la "sequía de contrataciones" en el naval, con 9 contratos en cartera de los 48 de España, donde todos excepto el flotel de Navantia se concentran en la Ría de Vigo. Por ello, ha incidido en que "lo importante es conseguir contratos", puesto que el sector no está "donde --le gustaría y podría-- estar si hubiera suficiente contratación.

Descolgados en automoción

En el sector de la automoción y transporte, la peor noticia es que Galicia no ha seguido el ritmo de España. El informe destaca que, a pesar de que en el Estado se experimentó un crecimiento del 11% en la producción de vehículos, la Comunidad gallega cerró 2014 con un descenso del 6,89 por ciento --28.000 unidades menos--. En cambio, tanto en España como en Galicia las matriculaciones han sido positivas, con un 15% más.

Por su parte, la construcción ha mantenido su tendencia a la baja en 2014, tanto en cifras globales como en los datos de empleo --un 1,8% menos-- y en el número de empresas, acaparando la licitación de obras públicas el 54,21% de las contrataciones --el 47% por parte de la Xunta--.

Un crecimiento "irrelevante"

En resumen, un crecimiento "incipiente, no estable y no relevante" que alienta el optimismo de cara al presente curso, pero un optimismo moderado. El sector del metal espera aumentar su facturación entre un 1% y un 1,5%. De esta manera, se pondrá fin a los continuos descensos de empleo que se encadenan desde 2008 y que comenzaron a revertirse en el segundo semestre del último año. Pese al repunte final, el número de trabajadores descendió hasta los 55.306 empleados. El 85% de ellos están en las provincias de Pontevedra y A Coruña.

Respecto a las exportaciones e importaciones, la metalúrgica registró en 2014 un balance "positivo" --con 7.654 millones--, lideradas por la automoción, que representa un 64%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad