El naval gallego prosigue su declive

stop

Dos empresas del sector en Vigo y Narón dejan de pagar a sus empleados

Protesta de los trabajadores ante la planta de Bouzas

04 de septiembre de 2012 (19:48 CET)

El naval gallego sigue añadiendo capítulos a la historia de su progresivo deterioro económico. Dos empresas vinculadas al sector naval, Hermanos Rodríguez Gómez en Vigo y Montajes Cruz en Narón, han dejado de pagar a sus empleados.

La denuncia ha partido de los sindicatos, que ya han iniciado las movilizaciones de protesta para reclamar el sueldo que se les adeuda a los trabajadores. En el caso del grupo vigués asciende a 6 mensualidades, mientras que los trabajadores de la planta de Ferrol no cobran desde hace 5 meses.

Las dos empresas, según aseguran fuentes sindicales, han reducido drásticamente la producción en las plantas que poseen en Galicia y han paralizado las negociaciones con los trabajadores.

Sin producción

La empresa de maquinaria industrial Hermanos Rodríguez Gómez y Pescatech ubicada en Bouzas (Vigo) ha dejado de producir. Los trabajadores de la planta, operativa desde hace más de 60 años, dedican dos horas de cada jornada laboral desde el mes de agosto a protestar. Según afirman, la compañía les adeuda el sueldo de los últimos 6 meses.

Los impagos del grupo afectan también a los proveedores que, según informan fuentes sindicales, han dejado de suministrar material a la empresa a la espera de que salde su deuda. Sin materia prima, los encargos pendientes para el segundo semestre del año no se pueden llevar a buen término y los producción está prácticamente paralizada.

“La actividad, ahora mismo, es cero”, informan desde UGT. Los trabajadores acuden puntualmente a su puesto y cada día realizan dos horas de huelga parcial, a las 11 y a las 12 de la mañana, para reclamar el sueldo de los últimos seis meses. Los sindicatos han decidido prolongar esta protesta durante todo el mes de septiembre en respuesta a la última propuesta de la empresa, que pretende despedir a 40 de los 56 trabajadores de la planta en octubre.

La CIG afirma que la empresa ha contraído también “cuantiosas” deudas con la Seguridad Social y con Hacienda. “La compañía no es viable, está descapitalizada. Lo que pedimos es que los trabajadores reciban los salarios que se les deben y las indemnizaciones por despido correspondientes. Lo que debería ser posible ya que la empresa facturó 1.300.000 euros en el primer semestre”, indican en el sindicato.

Cierre


Hermanos Rodríguez Gómez no es una empresa cualquiera. Comenzó a operar en el sector naval en los años 50 con flotas internacionales e industrias transformadoras de pescado. Con la entrada de Pescatech en el grupo se especializó en la elaboración de pescado congelado y prefrito y extendió su producción a más de 20 países como Estados Unidos, Argentina, Chile o Nueva Zelanda, entre otros.

La deriva actual de la empresa ha sorprendido a propios y extraños. La larga trayectoria del grupo complica la situación de los trabajadores, la mayoría con 30 años de antigüedad en la empresa y difícil reubicación laboral.

En los sindicatos entienden que el conflicto que se está desarrollando solo puede desembocar en el cierre definitivo de la planta y la desaparición de la firma. Pero por el momento la compañía no aclara las dudas sobre su futuro. "Todo parece indicar que vamos hacia la extinción de la actividad. Tenemos carga de trabajo pero la empresa no tiene interés en que se siga produciendo", interpretan en la CIG. Coinciden en el sindicato UGT, que criticaron, además, la paralización de las negociaciones con el comité de empresa.

Montajes Cruz


También vinculada al sector, en concreto, al suministro industrial, la tecnología hidráulica y la electricidad naval entre otras líneas de negocio.

La plantilla actual se limita a 14 empleados, que realizaban tareas de mantenimiento en el Arsenal Militar, el Puerto de Ferrol o la industria naval. Los trabajadores han presentado una demanda para rescindir por vía judicial los contratos después de 5 meses sin percibir su nómina, según ha denunciado la CIG.

Este miércoles iniciaron una huelga indefinida como medida de presión y “ante la falta de acuerdo con la empresa para lograr una salida a esta situación”.

Montajes Cruz nació como una empresa de suministro eléctrico operando principalmente en el sector naval e industrial. A partir de los años 90 fue añadiendo líneas de negocio a su catálogo a través de la absorción de empresas y la creación de filiales, y apostó decididamente por el desarrollo de la energía fotovoltaica.

Actualmente, el grupo está formado por cinco empresas y opera, principalmente, en la comarca de Ferrol.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad