El mayor polígono industrial de Galicia encadena siete condenas por racanear en las expropiaciones

stop

El TSXG obliga a pagar más a Zona Franca de Vigo, Puerto y Xunta por infravalorar los terrenos de la Plisan, la plataforma logística de Salvaterra-As Neves

El ex presidente Touriño en el arranque de las obras de la Plisan | EFE

03 de noviembre de 2014 (22:14 CET)

Los tres socios institucionales de la Plataforma Loxística e Industrial de Salvaterra-As Neves (Consorcio de la Zona Franca de Vigo, Puerto y Xunta) han tenido que encajar en solo dos días un incesante goteo de sentencias del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en las que se reconocen más derechos económicos a los que eran los propietarios de los terrenos privados en los que se hoy se asienta el denominado puerto seco de Vigo (Plisan).

Con tres millones de metros cuadrados brutos, se trata del mayor polígono industrial de Galicia, que sigue sin arrancar desde su concepción política en 1999, y en el que administraciones y organismos públicos se han gastado más de 100 millones de euros de dinero público. Aunque la superficie inicial eran cuatro millones de metros, el Tribunal Supremo los recortó a tres por considerar que la delimitación invadía una zona arbolada.

Abonar la diferencia

La nonata Plisan ha enlazado siete recientes resoluciones en igual sentido estimatorio para los expropietarios de los fincas, que alegaron con éxito que no se les abonó el valor total de los predios expropiados forzosamente para desarrollar el inmenso polígono. Los socios deberán abonar la diferencia económica individual (que no consta en las sentencias), la cual en su momento no pagaron a los numerosos vecinos de Salvaterra y As Neves (municipios situados a 35 kilómetros de Vigo y a 500 metros de Portugal) que fueron privados de sus bienes.

El Jurado de Expropiación había tasado el metro cuadrado de superficie en un promedio de 15 euros. Pero, según el sentido del fallo judicial, no se tuvo en cuenta el importante valor de las diversas masas arboladas que componían las piezas expropiadas. El Tribunal Superior de Galicia valora ahora entre 25 y 60 euros cada uno de los árboles talados, bien fuesen pinos o carballos maderables o no, además de aumentar el valor de las tierras de labradío.

Goteo interminable

Este goteo de sentencias contrarias a los socios institucionales de Plisan no es nueva, pero sí es significativa al poner una piedra más en el ya bacheado camino de la plataforma logística e industrial. Desde que se tomó hace 15 años la decisión de crear el puerto seco de Vigo para multiplicar las opciones portuarias del sur de Galicia, el proyecto ha ido tropezando con todo tipo de obstáculos y prácticamente casi nada ha salido bien. Y mucho menos barato.

Principalmente por los numerosos contenciosos interpuestos por los expropietarios por haber sido despojados (aunque con indemnización) de sus fincas. Se ha llegado a evaluar en cerca de 5.000 los litigios que quedan aún pendientes de resolver por esta desposesión masiva. Además, se han enterrado ya en la Plisan más 100 millones de euros en las obras principales y cerca de 15 más en los enlaces por carretera que, por el momento, no llevan a ninguna parte.

Gafe y Porto do Molle

El permanente gafe de la nonata Plisan, al que han contribuido sobremanera las propias administraciones y organismos implicados por sus continuos cambios de orientación y choques administrativos internos, ha generado paralelamente otro polígono industrial, configurado y bautizado también, al igual que la Plisan, como el de la conexión empresarial entre el sur de Galicia y el norte de Portugal.

Se trata de Porto do Molle, propiedad del Consorcio de la Zona Franca de Vigo. Este ha costado 105 millones de euros, tiene una superficie de un millón de metros cuadrados y está situado en Nigrán. Porto do Molle ha corrido mucha mejor suerte que su predecesor: No es difícil, pero todavía está semivacío. Los altos alquileres de las naves y de los terrenos, además de los costes de las autopistas de peaje que sirven de conexión, pueden haber disuadido a muchos empresarios interesados en instalarse allí.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad