El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en una reunión con empresarios del juego / Xunta

El mayor grupo gallego del juego ve “desmedido” el veto de la Xunta

Luckia cree que hay motivos políticos detrás del veto a los nuevos salones de juego y casas de apuestas, que también critica la patronal Ageo

La Xunta ha impuesto un frenazo en el desarrollo del juego presencial en Galicia y la medida no ha gustado a las empresas del sector, que creen que la presión social y política está condicionando las decisiones del Gobierno gallego y perjudicando su crecimiento. En este sentido se pronunciaron el jueves empresarios del sector, un día después de que el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunciara que limitará el número de salones de juego y casas de apuestas a las ya existentes o las que están en periodo de tramitación. Dicho de otra manera, no se abrirán más de los 118 salones y los 41 establecimientos de apuestas actuales.

El objetivo de Rueda es evitar que se produzca una entrada masiva de solicitudes de apertura ante la expectativa de la nova Lei do Xogo, cuyo borrador se conocerá en las próximas semanas. Los empresarios se aferran a que, una vez salga adelante la normativa, el veto pueda levantarse para continuar abriendo locales. Los planes de la Xunta pasan por tratar de llegar a un acuerdo con los operadores una vez entre en vigor la ley y se haga una evaluación de la oferta.

Para Luckia, es una medida excesiva

Pese a esta provisionalidad de la que han vestido el veto a las casas de juego en San Caetano, las empresas no están contentas con la medida. Para José González, presidente de Luckia, es una decisión “desmedida” para la situación del sector en Galicia. “No hay un exceso de máquinas. En comunidades como Murcia o el País Vasco el número de máquinas por habitante es el doble”, explica González.

Para el presidente del mayor grupo gallego del juego, la decisión de la Xunta está muy condicionada por objetivos políticos, ligados a la presión y el alarmismo social en torno al juego. “Lo cierto es que para nosotros está limitando las posibilidades de crecimiento”, asegura González, quien aboga por esperar a conocer el borrador de la ley para ahondar en la situación del sector.

Rueda no ocultó que el objetivo último de la puesta en marcha de la normativa es “conciliar la prestación de la actividad con la máxima garantía de protección a las personas, especialmente de los menores y los colectivos más vulnerables”.

Ageo: "La alarma social no se corresponde con la realidad"

También el presidente de la patronal Ageo (Asociación Gallega de Empresas Operadoras), Serafín Portas, consideró que hay “recorrido” en Galicia para abrir más locales ya que, por ejemplo, hay un ratio de “un salón por cada 17.000 habitantes”, mientras que la media española es de “uno por cada 12.000”.

Sin embargo, Ageo dijo “respetar” la medida adoptada por la Xunta por “responsabilidad ante el actual proceso de negociación de la nueva ley”, bajo la perspectiva de que posteriormente podrá realizarse una revisión.

La patronal también recalcó que la “alarma social ante el juego no se corresponde con la realidad”, ya que en Galicia hay un sector “controlado, responsable y sin incidencias”, donde hay activas casi 10.000 máquinas b menos que en los años noventa. "La falta de reglas ante el sector online parece que nos arrastra a todos y nos mete en el mismo saco”, lamenta Ageo.

Precisamente, cuando anunció el veto a las nuevas aperturas, Alfonso Rueda recalcó la necesidad de que el Gobierno central regule el juego online.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad