El mayor 'call center' de Galicia regresa a los beneficios en medio de las denuncias de la plantilla

stop

Los trabajadores de Extel en A Coruña critican las condiciones laborales del grupo y hasta “plagas de pulgas” en las instalaciones

Protesta contra los despidos en Atento

07 de febrero de 2014 (21:53 CET)

Extel, el call center del grupo Adecco que realiza trabajos de telemárketing para Movistar regresó en 2012 a los beneficios, a pesar de los números rojos registrados un año antes. No obstante, esa circunstancia, según sus empleados, no ha servido para mejorar sus condiciones de trabajo, y las denuncias de la plantilla arrecian.

Según las últimas memorias presentadas por Extel Contact, en 2012, el grupo pasó de tener unos fondos propios de 3,6 millones a ocho millones. La compañía cerró el ejercicio con unos beneficios de 4.350.525 euros. Unos resultados muy destacables si se tiene en cuenta que el año anterior registró números rojos por valor de 353.209 euros.

Aumenta la cifra de negocio


El grupo Extel posee cuatro call centers en España. En Madrid, Málaga, Zaragoza, y en A Coruña, donde cuanta con la plantilla más amplia, que ronda los 1.200 empleados. Tiene además otros dos centros deslocalizados en Sudamérica. Las centrales situadas en el mercado nacional generan aproximadamente el 86% de la cifra de negocios de la empresa.

La compañía destaca en su informe de gestión que “a pesar de la profundización de la crisis económica, la sociedad ha mantenido el crecimiento de su cifra de importe neto de negocio hasta los 82,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 1,5% respecto al ejercicio anterior”. Asimismo, el grupo “ha logrado romper el descenso del resultado de explotación del año anterior y ha aumentado su margen de negocio hasta los siete millones, lo que ha permitido volver a presentar beneficios”.

Movilizaciones

Pero, a la vez que la compañía semeja recuperarse económicamente, las denuncias de sus empleados se hacen más visibles en toda España. También en A Coruña, donde ya llevan dos movilizaciones en lo que va de año conjuntamente con otra empresa de telemárketing de Movistar, Atento. No protestan por los salarios, sino por las condiciones laborales, aseguran que son “insostenibles” y denuncian que viven “sometidos” a una grave presión por parte de la dirección de la plantilla, que comenzó hace cerca de un año. Esto ha llevado a que varios miembros de la plantilla presenten cuadros de ansiedad, según explican.

Las críticas de los trabajadores tocan todos los palos. En el caso del centro de A Coruña, ubicado en Matogrande, explican incluso que la limpieza del edificio deja mucho que desear. Tanto, que a finales del año pasado advirtieron de la presencia de pulgas en las oficinas, ante lo que pidieron la intervención de Inspección de Trabajo.

“Demasiada presión”

“Hay de todo, plagas de pulgas, sillas rotas en las que nos tenemos que sentar a trabajar, baldosas levantadas en el suelo y presión constante por parte de la empresa. Si el trabajador no consigue vender productos en sus llamadas se le imponen sanciones”, explican desde el sindicato CCOO. La situación, indican, no es única en Galicia, y el resto de centros tiene problemas similares, por lo que las manifestaciones durante enero y febrero han sido conjuntas.

Tras la concentración del pasado miércoles, los representantes sindicales se volvieron a sentar con la empresa. “No se ha llegado a ningún acuerdo. Nos han dicho que presión hacia los trabajadores va a continuar, porque es la herramienta que tienen para garantizar mejores resultados”, explican desde la central sindical.

Según datos de CCOO, entre 2011 y 2012 en A Coruña y Pontevedra se destruyeron más de 1.200 empleos en el sector del telemárketing, ente las empresas Extel, Unísono, Atento y GSS.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad