José Collazo, dueño del imperio del juego Comar

El magnate del juego José Collazo renegocia (otra vez) su deuda con la banca

stop

Comar duplica su beneficio operativo, hasta los 11,4 millones, rebaja su endeudamiento pero afronta vencimientos por casi 33 millones en dos años

A Coruña, 06 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Cinco años depués, José Collazo vuelve a renegociar la deuda bancaria de su grupo, Comar, un conglomerado que pivota sobre los casinos, las tragaperras y los negocios inmobiliarios. La salida de la crisis permite al grupo respirar, y prueba de ello son sus beneficios de explotación, que se han duplicado en un año, pero los vencimientos de deuda que afrontaba este año y el próximo han llevado al magnate del juego a volverse a sentar con los bancos.

El grupo ha retomado la restructuración de la deuda con las principales entidades bancarias acreedoras, "lo que ha permitido adaptar la generación de flujos estimados de tesorería al pago de intereses y a la amortización de la deuda". Así lo indican los gestores de Comar en su memoria consolidada correspondiente a 2017. La reestructuración llega a este año. El pasado mes de marzo Comar Inversiones y Dirección de Empresas, la matriz del holding, canceló un préstamo suscrito con el Banco Pastor y suscribió uno nuevo por 5,3 millones de euros con amortizaciones trimestrales y vencimiento a marzo de 2026.

"Asegurar la liquidez"

Comar deja claro en su memoria que "no existe una concentración significativa del riesgo de crédito con terceros"; es decir, sus riesgos crediticios están diversificados. A su vez, asegura que "con el acuerdo de renegociación de la deuda con las entidades bancarias, el grupo espera atender todos los compromisos de pago que se derivan de su actividad y asegurar su liquidez".

Es la segunda vez en cinco años que Collazo se sienta con los bancos. En el ejercicio 2013 los préstamos del grupo fueron cancelados, novados, y formalizados nuevos contratos. También procedió a determinadas operaciones de enajenación de activos, como fue la venta en años posteriores del hotel que tenía en Praga.

Toda esa renegociación con los bancos se produce en un año en que Comar declara con entidades de crédito una deuda de unos 86,6 millones, de la que 15,8 millones estaban suscritos en pólizas a corto plazo. Un año antes, en 2016, Comar firmaba un endeudamiento bancario de 100,4 millones de euros. ¿Por qué renegocia la deuda si va a menos? La explicación están en los vencimientos.

La clave de los vencimientos

Comar afrontaba este año pagos a la banca por importe de 15,8 millones, a los que se sumarán otros 16,6 millones el próximo ejercicio. En 2020, otros 18 millones. En estos tres años se acumula el grueso de los vencimientos de Comar. Los gastos financieros anuales que tiene que afrontar el grupo por esos créditos se sitúan al año en los 3,5 millones de euros.

Collazo ha presentado garantías hipotecarias ante los bancos, fundamentalmente inmuebles. El valor contable de esas garantías, a 31 diciembre de 2017, era de 63 millones de euros.

Duplica beneficio operativo

El grupo ha demostrado que sale de la crisis con cierto pulmón. La cifra de negocio del segmento de juego se ha incrementado en un 4,7%, pasando de los 101 millones de euros en 2016 a cerca de los 106 millones en 2017. Por su parte, la actividad inmobiliaria experimentó un aumento de casi un 15%, pasando de los 6,5 millones en 2016 a los 7,5 millones en 2017.

Juego e inmuebles son los dos grandes ejes de actividad del grupo de Collazo. Todo ello ha permitido al grupo prácticamente duplicar el resultado de explotación, al pasar de 6,1 millones a los 11,4 millones de 2017. Comar están inmerso, según detalla en su memoria, en un plan cuyo eje central es la transformación digital, tanto de procesos como de producto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad