El "lobby" de la conserva tumba en la Audiencia Nacional una multa millonaria de Competencia

stop

Anfaco logra que la Sala de lo Contencioso  obligue al órgano supervisor a calcular de nuevo y a la baja una sanción de más de dos millones por el boicot a los mejilloneros

Juan M. Vieites (i), secretario general de Anfaco, junto a un lote de latas

en A Coruña, 26 de diciembre de 2016 (20:08 CET)

La patronal de la conserva se ha salido con la suya en la Audiencia Nacional y, de momento, se ha librado de hacer frente a una millonaria multa impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Se trataba nada menos que de una sanción de 2,1 millones de euros la impuesta a la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco) por el demostrado boicot realizado sobre los productores gallegos de mejillón. 

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional, en una sentencia del pasado mes de noviembre a la que ha tenido acceso Economía Digital, obliga a la CNMC a recalcular de nuevo la millonaria sanción impuesta en su día a Anfaco, la patronal que dirige Juan Manuel Vieites, aunque considera probado el boicot que en su día realizaron las empresas de la patronal conservera a los productores de mejillón, nucleados en torno a la organización Opmega. 

Boicot demostrado

Anfaco presentó un recurso en la Audiencia Nacional ante la multa impuesta por Competencia, que databa de noviembre de 2012. Como parte codemandada, la Organización de Productores de Mexilón de Galicia. El proceso judicial ha tenido un curioso recorrido, ya que fue la patronal de la conserva la que en su día llevó a los productores de mejillón ante Competencia. 

Las pesquisas del departamento de investigación del organismo supervisor se saldaron paradójicamente con la incoación de un expediente a las propias empresas fabricantes de conservas de mejillón asociadas en Anfaco, las denunciantes, en relación con "una posible coordinación de sus estrategias empresariales como demandantes en el mercado del mejillón que pudiera ser constitutiva de una infracción del artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia", como así se demostró.  

Ahora, la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional señala que "coincidimos con el Consejo de la CNMC cuando considera que el boicot, en tanto que implica una coacción colectiva y un ataque a la libertad empresarial, es un acuerdo colusorio que no puede tener justificación". La decisión de interrumpir temporalmente las compras de mejillón y de reanudar su compra en determinadas condiciones, que se produjo en 2008, influyó directamente sobre la competencia en el mercado, al acordar una posición común por el lado de la demanda de mejillón, señala la sentencia de la Audiencia Nacional. 

Recalcular la sanción

"La decisión se toma por la asociación que representa al 78% de la industria conservera de España, dato indicativo de que las empresas asociadas suman un volumen elevado de dicha demanda", abunda la sala. En lo que no está de acuerdo con la CNMC el alto tribunal es en el cálculo del importe de la sanción. Por ello, solicita que se estime de nuevo, partiendo de otros criterios.

Y es que la sala considera que no es el volumen de ventas del ejercicio 2008 el que debe tomarse en consideración para fijar la cuantía de la multa, sino el correspondiente al año 2011, que fue el ejercicio económico anterior a aquel en que se impuso la sanción. Y debe ser el relativo a la industria conservera, no cocedera ni congeladora, que debe verse reducida al 78%, dice la Audiencia Nacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad