El líder británico de defensa aterriza en Galicia tras el concurso de los drones

stop

Babcock releva a Inaer Aviation International, una de las empresas del grupo, en el control de la filial gallega

La Xunta promueve un polo industrial de drones en Rozas (Lugo)

en A Coruña, 28 de abril de 2016 (20:45 CET)

Apenas dos meses después de que Indra e Inaer se proclamasen vencedores del concurso de la Xunta para la búsqueda de socio industrial en el proyecto de drones en el aeródromo lucense de Rozas, comienzan los movimientos societarios en sus filiales.

Es el caso de Inaer, propiedad del gigante Babcock International Group, una firma con sede en Reino Unido que tiene en el departamento de Defensa británico a su principal cliente (al que provee de vehículos, embarcaciones y tecnología), pero que también suministra a otras firmas extranjeras, como a la española Navantia.

En Europa, Babcock centra su actividad en el ámbito civil, en servicios de asistencia médica, rescate y vigilancia con helicópteros. Precisamente, Babcock Mission Critical Services International, la división que lleva esta parte del negocio, es la que acaba de desembarcar en Inaer Galicia como administradora mancomunada de la filial, en detrimento de Inaer Aviation International, que venía ocupando ese puesto.

Reestructuración interna

Este movimiento, que desde la empresa atribuyen a "una cuestión de reestructuración interna", estuvo acompañado de la revocación de Manuel López Aguilar –director general de Inaer España– como apoderado de Inaer Galicia, según fue comunicado al Registro Mercantil el pasado 20 de abril.

Inaer también descarta que este movimiento guarde relación con el proyecto de drones de Rozas, en el que participa como socio industrial. La empresa, que en sus más de cincuenta años de historia se ha hecho prácticamente con el control de las emergencias en España por vía aérea, aportará sus conocimientos en esta materia, aunque la Xunta bien podría aprovechar la experiencia de Babcock, la matriz, para otros aspectos del proyecto, como puede ser la parte tecnológica.

No obstante, esta competencia corresponde prácticamente a Indra, una empresa también muy vinculada a Defensa, ya que el Ministerio es quien ejerce el control efectivo del 20% del capital en manos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad