Manuel Jove, presidente de Inveravante, y Felipa Jove, vicepresidenta de Inveravante y presidenta de la Fundación María José Jove / EFE

El legado de Manuel Jove: 1.600 millones en energía y ladrillo

El empresario coruñés poseía la décimosexta mayor fortuna de España y canalizaba sus inversiones en energía, hoteles, construcción y hoteles con Inveravante

Con el fallecimiento de Manuel Jove, Galicia pierde a uno de sus empresarios más destacados de lo que va de siglo. El promotor coruñés irrumpió en la lista Forbes gracias a su salto de la mano de Fadesa, contructora que vendió al empresario madrileño Fernando Martín en una operación valorada en 4.045 millones de euros que se produjo en la antesala de la crisis (año 2006).

El crecimiento a través de Fadesa permitió que Manuel Jove se hiciese un hueco entre las mayores fortunas de España que cada año recopila la revista Forbes. En 2019, último ránking publicado, Manuel Jove poseía el décimosexto mayor patrimonio de todo el país. Su patrimonio personal estaba valorado en 1.600 millones de euros, de los cuales el grueso se correspondían a su inversión en su holding Inveravante, que tiene a sus hijos Felipa y Manuel Ángel como vicepresidentes.

Incursión en la energía

Y es que su grupo centrado en el negocio de la energía, la promoción inmobiliaria, los establecimientos hoteleros y las bodegas contaba con un patrimonio de 1.375 millones de euros al cierre del año 2018 (últimas cuentas disponibles). Sus ventas, pese a estar lejos de los casi 1.300 millones de euros que llegó a facturar en su día Fadesa, se consolidan por encima de la barrera de los 100 millones de euros al situarse en 152,1 millones de euros en el año 2018.

Casi la mitad de esta cifra procedía de sus activos enfocados a las energías renovables, a los que el grupo ha ido dando salida en estos últimos años. Y es que la venta de sus filiales Ibereólica Solar Morón SL e Ibereólica Solar Olivenza SL al grupo T-Solar a finales del año 2018 se sumó a su desinversión en Gestinver (sociedad conjunta con Gestamp), sociedad que controlaba cinco parques eólicos de Gamesa, tres en Galicia y dos en Cataluña, y que vendió a comienzos de ese mismo año a Enel Green Power España (Endesa).

El repliegue en el negocio energético se consumó también con la venta de su filial colombiana Vetra (poseía dos bloques de exploración de pozos petrolíferos en Colombia) a la canadiense Gran Tierra Energy por un importe de 93,5 millones de euros, centrando así su exposición al sector energético en dos centrales hidráulicas en Brasil y Panamá (aportaron 33 millones de euros) y un parque eólico recién finalizado en República Dominicana, al que se unirá una nueva central hidráulica en Panamá.

Vuelta a sus orígenes

Pero la recuperación del mercado inmobiliario también había provocado que Manuel Jove volviese en los últimos años a sus orígenes por partida doble. Los planes de Inveravante pasaban por facturar 770 millones de euros en el trienio 2020-22 a través de su filial inmobiliaria Avantespacia, que tenía puesto el foco en Galicia.

Y es que casi la comunidad se había convertido de nuevo en el primer mercado inmobiliario del empresario, que tenía en desarrollo la construcción del macrocomplejo de Xaz en Oleiros (475 viviendas con un campo de golf de 18 hoyos), 20 viviendas de lujo en A Coruña, tres bloques de edificios en Vigo, ciudad en la que, además, tenía previsto desembarcar a través de sus hoteles. Attica21, su división hotelera, obtuvo el pasado mes de enero la licencia del consistorio de la ciudad olívica para construir su complejo hotelero de 125 habitaciones en la parcela en la que estaba ubicado el antiguo Hotel Samil. El proyecto lleva aparejada una inversión de 15 millones de euros.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad