El ladrillo, el único escollo de las inversiones de Masaveu en Galicia

stop

Las bodegas gallegas son las únicas del grupo asturiano que logran beneficios, al igual que sus tres aparcamientos en Pontevedra, Vigo y Ferrol

Bodegas de Masaveu en Galicia

02 de septiembre de 2013 (04:02 CET)

Corporación Masaveu, el grupo empresarial asturiano, ha puesto sus ojos en Galicia con frecuencia. Basta con seguir las ramificaciones de su negocio vinculado a la construcción, ahora agrupado bajo el paraguas de Masaveu Industria, la división dedicada a la fabricación de cementos, cales, morteros y hormigones entre otros productos, para encontrarse con negocios radicados en tierras gallegas. Son estas inversiones, las que peores tragos han hecho pasar al grupo debido a la caída de la construcción.

Pero la red empresarial que ha ido tejiendo la familia asturiana por la geografía de la comunidad es más amplia. Incluye también bodegas y aparcamientos que han aportado beneficios al grupo a pesar del contexto económico. La última puntada de esa red la dio Carolina Masaveu, la hermana del presidente de la Corporación, Fernando Masaveu Herrero, al hacerse con el 3,74% del capital de Pescanova a precio de saldo.

Bodegas Fillaboa se salva de los números rojos

Entre las inversiones más rentables de los Masaveu en Galicia está Bodegas Fillaboa, 70 hectáreas de viñedos de Albariño que se despliegan en Salvaterra do Miño (Pontevedra), cerca de O Rosal, donde tiene su plantación Terras Gauda, la bodega que lidera José María Fonseca Moretón y que mantiene como vicepresidente a Manuel Fernández de Sousa. Pescanova y Masaveu ya estaban próximos, al menos en el sector vinícola.

Fillaboa, una finca histórica que perteneció a la Casa de Alba, es de las pocas bodegas del grupo asturiano que cerró su balance de resultados en cifras positivas. Según consta en el Registro Mercantil, acabó 2012 con 258.815 euros de beneficios, experimentando un notable crecimiento desde los 72.300 euros obtenidos en el ejercicio anterior.

Problemas en el resto de bodegas


Las cifras de Fillaboa, controlada por la familia asturiana desde 2001, contrastan con los resultados de las otras cuatro bodegas integradas en la división vinícola del grupo Masaveu. Bodegas Murua, ubicadas en la Rioja Alavesa y dedicada a la producción de Reservas y Gran Reservas, cerró 2012 perdiendo algo más de 112.617 euros. Fue su segundo año en números rojos, ya que en 2011 acumuló pérdidas por valor de 92.111 euros.

Lo mismo sucedió con Leda, la bodega de la Corporación Masaveu en Tudela del Duero (Valladolid) y con la asturiana Llagares Valverán, dedicada a la producción de sidra. La empresa vallisoletana disparó sus pérdidas en 2012, presentando unos números rojos de 285.188 euros. Llagares Valverán, la pomarada más extensa de Asturias, redujo sus pérdidas casi a la mitad ese mismo año. Marcó un resultado negativo de 150.600 euros, frente a los 258.600 euros que perdió un año antes.

El grupo también cuenta con una bodega en Navarra, Pagos de Aráiz, con 300 hectáreas de viñedos. En 2011 la marcha de la empresa era negativa, acumulando pérdidas millonarias que superaban los tres millones de euros. Parece que solo en Galicia la familia asturiana recoge más de lo que siembre. Por lo menos en el negocio de las bodegas.

Beneficios modestos en los aparcamientos

Los diversificados intereses de la familia Masaveu van desde el arte, donde operaba la propia Carolina Masaveu, propietaria de una galería en Madrid, hasta los aparcamientos. La corporación cuenta con nueve estacionamientos para vehículos repartidos por la península, tres de ellos en tierras gallegas, en Ferrol, Pontevedra y Vigo.

Estacionamientos Iruña es la empresa que gestiona el aparcamiento de Ferrol, que obtuvo modestos beneficios en 2012: 71.385 euros. En cifras similares se mueve Estacionamientos Praza do Rei, que controla un aparcamiento con 450 plazas situado bajo el Ayuntamiento de Vigo. Según consta en el registro mercantil, cerró el último año con un exiguo beneficio de 13.250 euros.

El más grande de los aparcamientos gallegos de la familia Masaveu está en la Praza Barcelos de Pontevedra, muy cerca de la zona comercial de la ciudad. Tiene 907 plazas. Según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil, la cifra de negocio del estacionamiento se mantuvo por encima del millón de euros en 2012. Estacionamientos Pontevedra, que así se llama la empresa gestora, obtuvo un beneficio a cierre de ejercicio de 434.000 euros, casi el mismo que un año antes.

El ladrillo

Con el auge de Fillaboa y los resultados positivos de los aparcamientos, la única mancha que podría atribuirse al ojo inversor de los Masaveu en Galicia tiene que ver con su negocio primigenio, la fabricación de materiales destinados a la construcción como cementos, cales y hormigones.

En Galicia cuenta con la molienda de clínker de Narón, que el mayor conglomerado empresarial privado asturiano compró a Cementos Occidentales con la intención de afianzar su posición en el norte peninsular. También tiene puntos de distribución en A Coruña, Narón, Vigo y Vilagarcía, además de Galaica de Morteros, la empresa ubicada en O Porriño con una producción de 100.000 toneladas anuales.

Morteros Tudela Veguín, donde se integra Galaica de Morteros, sufrió la la caída del sector de la construcción en el Estado. En 2011 había reducido sus beneficios a la mitad (465.178 euros) y había bajado un 16% las ventas. Ese mismo año, la empresa ubicada en O Porriño acumuló pérdidas por valor de 62.000 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad