El juez ve viable a Blusens e insta a preservar todo el empleo de su filial en liquidación

stop

El administrador concursal contradice a la banca que dejó caer a Blusens Technology y pide la venta de la unidad de negocio para que mantenga la actividad

José Ramón García, presidente de Blusens

en A Coruña, 16 de julio de 2015 (00:47 CET)

La apertura de la fase de liquidación de Blusens Technology, la filial de compras de la tecnológica compostelana, contrasta con otros procesos, como puede ser el de Martinsa Fadesa, por más que tengan en común un mismo adminitrador concursal, el juez Pablo González-Carreró. Si la inmobiliaria se está troceando para recuperar lo que se pueda de la enorme deuda de la compañía, en Blusens Technology el juez considera que la empresa es viable y que hay que hacer lo posible para preservar los puestos de empleo y la actividad.

Así lo reconoce en un reciente auto, según explica la propia compañía, en el que insta a "vender la unidad de negocio" y mantener a los trabajadores de la central de compras de Blusens, casi medio centenar. Esta posición, explica el presidente José Ramón García, implica la confianza en la viabilidad de la sociedad, "que no contrajo más deudas durante el año largo que estuvo en concurso de acreedores y cumplió con todos los pagos a los empleados". La compañía se encuentra ahora sondeando a fondos e inversores mientras la empresa continúa operando.

El tira y afloja con la banca 

Blusens Technology cayó tras ser incapaz de alcanzar un convenio con la banca acreedora. En realidad, nadie le dijo que no a su propuesta de convenio. Sin embargo, en la reunión decisiva para la aprobación no consiguió el quorum suficiente. Los bancos, que tenían más del 50% de la deuda, fallaron. Según Blusens, no acudió el Popular y según fuentes financieras faltó también BBVA.

Los acreedores manifestaron que informes internos consideraban a la filial de Blusens inviable, principalmente por la competencia de las grandes empresas extranjeras. El administrador concursal contradice esa opinión ahora e insta a mantener la actividad.

La compañía asegura que la caída de Blusens Technology, si la situación no se arregla y no aparece un inversor dispuesto a comprarla, no implicaría una afectación notoria para la matriz, Blusens Global Corporation. De esta manera, lo que está en juego es precisamente el mantenimiento de los puestos de empleo, que la dirección cifra en 48.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad