El informe de la policía económica, una de las claves en el interrogatorio a Fernández de Sousa

stop

Además de sobre el 'forensic' de KPMG, podría haber preguntas relacionadas con la investigación patrimonial de la UDEF

El juez Pablo Ruz y Manuel Fernández de Sousa

14 de octubre de 2013 (23:31 CET)

Llegó el día. Este martes, a las 9:30 horas de la mañana está previsto que el ex presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, declare en la Audiencia Nacional ante el magistrado Pablo Ruz por la crisis que hundió la pesquera y la llevó a acumular un agujero patrimonial de 1.600 millones de euros. Se le imputan cinco delitos como falseamiento de información económico-financiera, falseamiento de cuentas anuales, uso de información relevante, estafa y delito continuado de falsedad en documento mercantil.

Por si fuera poco, Fernández de Sousa llega ante Ruz después de que a principios de septiembre este le exigiese una fianza de 178,8 millones de euros. En total pidió 1.200 millones a diez directivos de la compañía, entre los que se encuentran su hermano y su hijo. Fuentes relacionadas con el proceso judicial aseguran que todos los señalados han recurrido el auto del magistrado. No hay fianza alguna depositada, pero si el recurso no próspera, la única alternativa que les quedará será el embargo de sus bienes.

¿Cuáles serán los puntos claves de la declaración de Sousa? En la declaración del empresario gallego estarán presentes no sólo su abogado y el juez. También los letrados de todas las partes personadas en la causa, así como la Fiscalía. Se espera que las preguntas se centren en el informe forensic de Pescanova, realizado por KPMG y que lo señala directamente como uno de los responsables de la crisis de la compañía, así como conocedor de todas las operaciones que se llevaron a cabo para camuflar la deuda real de la multinacional.

Movimientos patrimoniales

No obstante, diversos letrados también aseguran que Ruz se guarda un as más en la manga. El informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF) que encargó a principios de verano y por el que ese departamento debía investigar los movimientos patrimoniales tanto de Sousa como de su familia. “Es muy probable que ese escrito ya esté acabado y que se hagan preguntas en relación a él. No podemos olvidar que Sousa ya se enfrenta a un embargo de cuentas porque trató de mover dinero a China desde Portugal”, indica un abogado que sostiene que, la mujer del empresario podría ser una de las próximas imputadas, precisamente a raíz de este episodio.

Todas las miras están puestas en Sousa. Fuentes relacionadas con la investigación judicial sostiene que de su declaración podrían derivarse nuevas imputaciones. “Él está señalado directamente por el forensic de KPMG y por Deloitte. No tiene mucho que hacer, pero sí decir que no era él único que estaba enterado de todo lo que ocurría. Algo que puede hacer que personas que hasta ahora eran testigos pasen a ser imputados”, indican.

“Lo único que parece seguro es que las condenas en este caso van a ser ejemplares. La crisis de Pescanova ha tocado la imagen de la CNMV y es necesario reponerla de cara a los mercados”, reflexionan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad