Amancio Ortega, fundador de Inditex y presidente de la Fundación Amancio Ortega

El imperio inmobiliario de Amancio Ortega roza los 10.000 millones

La cartera inmobiliaria de Pontegadea, brazo inversor de Ortega, engorda casi 1.000 millones en un año y los beneficios del grupo superan los 3.500 millones

Además de sostener la donación a la sanidad pública española, los dividendos de Inditex han servido a Amancio Ortega parar construir un imperio inmobiliario que no está muy lejos de las grandes socimis españolas. Merlin Properties tenía una cartera de inmuebles de 12.000 millones a cierre de 2018 y Colonial superaba los 11.000. Un solo hombre, el fundador de Inditex, cerró el año con un portafolio de edificios valorado en 9.767 millones.

La cartera de Pontegadea, el brazo inversor de Ortega con el que controla la mayoría de su 59,29% de la multinacional, engordó en prácticamente 1.000 millones en un año, pues el valor razonable de los inmuebles se situaba en los 8.903 millones a cierre de 2017. Durante el ejercicio, el hombre más rico de España destinó 416 millones a invertir en ladrillo, si bien las inversiones de la sociedad rozaron los 800 millones debido a la compra del 10% de Telxius, la filial de Telefónica dedicada a las infraestructuras de telecomunicaciones.

En 2014, el valor de los inmuebles de Pontegadea no alcanzaba los 5.000 millones. Cuatro años después prácticamente se ha duplicado.

El beneficio se dispara tras la donación a la sanidad

El negocio inmobiliario reportó a Amancio Ortega 405 millones en ingresos, un 5,2% más, procedentes fundamentalmente del cobro de alquileres por todo el mundo. El 51% de los ingresos se generaron en Europa, un 46% se originaron en el continente americano y un 3% en Asia, según las cuentas de Pontegadea depositadas en el Registro Mecantil.

Esta área de negocio, que ha convertido al empresario en casero de Amazon, Primark o H&M, completa los ingresos de un grupo que también percibe los dividendos de Inditex. Sumadas las dos actividades, el beneficio consolidado alcanza los 3.541 millones. Es un crecimiento del 12% respecto a los 3.161 millones que ganó en el ejercicio de 2017 debido a que en aquel año Pontegadea descontó el donativo de 350 millones a la sanidad pública para la adquisición de equipos oncológicos.

Cómo se contabilizan las donaciones

Los compromisos adquiridos por este programa con la Fundación Amancio Ortega fueron de 350 millones en 2017 y de 20 millones en 2018, de ahí el importante incremento del beneficio. Dicho de otra manera, Pontegadea descontó 330 millones menos este año para reservarlos a la obra social. La fundación es la encargada de ejecutar el gasto a medida que las administraciones van comprando los equipos, pero el grueso de la inversión ya ha sido descontada por Pontegadea en 2017.

Sin contar el efecto de las aportaciones a la fundación, las ganancias habrían crecido ligeramente. Por causa de este mismo efecto, el beneficio atribuido a la sociedad dominante fue de 1.817 millones, un 20% más que en el ejercicio anterior.

Un patrimonio de 23.500 millones y mil millones en impuestos

A cierre del ejercicio 2018, Pontegadea contabilizaba activos por valor de 31.762 millones de euros y un patrimonio neto de 23.493 millones. La cifra de negocio consolidada del grupo, que integra la actividad de distribución textil realizada a través de Inditex y la de inversión y gestión inmobiliaria que llevan a cabo Pontegadea Inmobiliaria y sus filiales, se elevó a 26.550 millones de euros. Los costes globales de personal se elevaron hasta 4.181 millones de euros, y el impuesto sobre beneficios totalizó 1.042 millones de euros.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad