El exalcalde de A Coruña, Francisco Vázquez. EFE (Cabalar)

El holding familiar de Paco Vázquez: un negocio a prueba de Covid

Iglevaz, la sociedad cartera de la familia del exalcalde coruñés, sigue al alza y cierra 2019 con activos de tres millones y beneficios de 400.000 euros

Alejado desde hace años de la política activa, Paco Vázquez, quien fue alcalde de A Coruña y embajador en la Santa Sede, reaparece de vez en cuando para evidenciar sus opiniones de forma pública. Esta semana volvió a saltar a la palestra, al ser uno de los firmantes de un manifiesto de apoyo a la figura del rey emérito que también contaba con el respaldo, entre otros, del histórico socialista Alfonso Guerra o de la exministra popular Ana Pastor. Pero, si bien retirado de la política,  Vázquez continúa activo en cuanto a sus negocios familiares, que gozan de una excelente salud a tenor de las últimas cuentas depositadas ante el Registro Mercantil.

Vázquez pilota sus negocios a través de Iglevaz, una sociedad cartera que está administrada por sus dos hijos, Francisco y Elena, y en la que su mujer, Mari Carmen De la Iglesia Illanes, figura como consejera. Es a través de esta sociedad con la que controlan su participación en Hidroeléctrica del Arnoya, energética de la que poseen un 50%. Iglevaz acabó el ejercicio 2019 con unos activos de 3,1 millones de euros, que se incrementaron ligeramente frente a los que presentaba un año antes y que, según su balance, ascendían a 2,9 millones. Con unos ingresos financieros de 394.000 euros, el holding del histórico socialista coruñés (que en los últimos tiempos hizo numerosos guiños a Ciudadanos) cerró el ejercicio con un beneficio neto de 402.000 euros, frente a los 373.000 que contabilizaba doce meses antes.

Hidroeléctrica del Arnoya

A propuesta de los administradores de la sociedad (los hijos de exalcalde), se planteó a la Junta General de Accionistas de la sociedad destinar el beneficio íntegro del ejercicio a reservas voluntarias (mientras que en 2018, de los 373.000 euros de beneficio, 100.000 se destinaron a dividendos). En la memoria del ejercicio se especifica que el consejero delegado de la compañía (Elena Vázquez) tiene un cargo retribuido. En su balance, Iglevaz contabiliza unos gastos de personal de 57.000 euros.

Las inversiones de la familia Vázquez Iglesias parecen discurrir, previsiblemente, ajenas al impacto del coronavirus (de hecho, no se hace mención a la pandemia en la memoria de la compañía). Hay que tener en cuenta que el principal activo de Iglevaz radica en su participación del 50% en Hidroeléctrica del Arnoya. Administrada por Javier Fontenla Piedrahita, esta sociedad se dedica a la explotación del parque eólico de O Chao, en Lugo, motivo que hace pensar que las inversiones del exalcalde no están tan sujetas a los vaivenes que el Covid genera en los mercados.

Según las últimas cuentas remitidas al Registro Mercantil, el pasado año, la compañía eólica cerró el ejercicio con un beneficio de 878.000 euros (961.000 euros en 2018) y una cifra de negocio de 3,3 millones de euros. En 2019 repartió entre sus socios (de ahí los ingresos financieros de Iglevaz) unos dividendos de 788.820 euros.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad