El holding dueño de la AP-9 activa un nuevo plan de recapitalización

stop

Arecibo Inversiones, matriz de Itínere y propietaria de un 54% de Autopistas del Atántico, perdió más de 100 millones en 2013, tiene una deuda de casi 3.500 millones y acusa las refinanciaciones de varias filiales

Pedro Pérez, presidente de Itínere (a la drcha.) conversa con Fernández Albor y Núñez Feijóo | EFE

25 de noviembre de 2014 (02:04 CET)

Vuelta a empezar para los propietarios de Audasa, la gestora de la Autopista del Atlántico. Y es que Arecibo Servicios y Gestiones, el holding que aglutina todas las infraestructuras concesionadas de Itínere, se encuentra de nuevo en una difícil situación financiera. Y lo hace solo unos meses después de que dos de sus filiales, Enaitínere y Participaciones AP-1, lograran cerrar la refinanciación de unos 1.176 millones de euros.

Itínere Infraestucturas cerró en octubre del año pasado con un sindicato bancario el proceso de refinanciación a cinco años de la deuda de ambas filiales, que vencerá a finales de 2018. Ese proceso ha hecho un roto en el grupo, según reconocen los gestores de la compañía propiedad del fondo Citi. Es la carga financiera del grupo lo que está estrangulando sus cuentas. La deuda a corto del grupo era al cierre de 2012 de algo más de 1.000 millones, mientras que a largo se disparaba hasta los 2.447 millones de euros.

Acumulación de créditos


El grupo es explícito: "Ante la progresiva acumulación de intereses devengados pendientes de pago que los citados préstamos están generando, y la posible eventualidad de que la acumulación de los mismos diera asimismo lugar al desequilibrio patrimonial de la sociedad, los administradores están evaluando qué medidas de naturaleza financiera, mercantil o societaria llevar a cabo para que Arecibo Servicios y Gestiones cuente con una situación financiera equilibrada y pueda continuar con sus operaciones". Arecibo controla un 54% de Audasa y también es accionista de control de Autoestradas de Galicia y, en menor medida, de la Autopista Central Gallega.

Al cierre de 2013, la cuenta de resultados consolidada arroja un resultado negativo de 104 millones de euros, si bien el grupo presenta una situación patrimonial saneada con un patrimonio neto de 557 millones de euros, según destaca su memoria. Sin embargo, al cierre del año el fondo de maniobra del grupo era negativo en 1.113 millones euros (1.390 millones en 2012) como consecuencia de los traspasos a corto plazo de deuda emitida por sociedades del grupo cuyo vencimiento tiene lugar este año: 134 y 229 millones, respectivamente, correspondientes a los vencimientos de obligaciones emitidas por filiales como Audasa y Aucalsa.

Llamamiento

El grupo va más allá y admite que, como consecuencia de las condiciones de la refinanciación de Enaitinere y Participaciones AP-1 realizada en octubre de 2013, "no es posible la distribución de fondos de dichas sociedades a Itínere, por lo que el consejo de administración acordó iniciar un proceso para la recapitalización y reestructuración de su deuda corporativa, con el fin de proporcionar estabilidad financiera a la sociedad".

Itínere también hace un llamamiento a la tranquilidad. En relación con estas refinanciaciones, "es también conveniente destacar la amplia experiencia de que dispone el grupo en este tipo de operaciones, y que, incluso en situaciones tan adversas como las que se vienen produciendo en los últimos ejercicios en los mercados financieros, las emisiones de obligaciones realizadas en 2013 y 201 han sido un éxito, y se colocaron con unos buenos niveles de sobresuscripción".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad