El holding de Epifanio Campo irrumpe entre los grandes grupos energéticos gallegos

stop

Rodonita, con doce filiales y unos activos de 215 millones de euros, suma más ingresos por el negocio eólico y de cogeneración que por la actividad de las plantas cerámicas

Epifanio Campo al lado de la imagen de una de las factorías del grupo en Sanxenxo

en A Coruña, 16 de junio de 2016 (18:38 CET)

La energía en Galicia está en manos de grandes multinacionales (Iberdrola, Gas Natural-Fenosa y Endesa) frente a un pequeño grupo de firmas de capital autóctono, como son Norvento y Fergo Galicia. En esa reducida nómina, con discreción, emerge Epifanio Campo, histórico accionista del extinto Banco Gallego y al frente de un grupo familiar que hunde sus raíces en la cerámica. Sin embargo, la energía es ahora lo que más negocio aporta a Rodonita, el holding de Epifanio Campo.

Doce son las filiales que componen la estructura del holding familiar de Campo. Entre ellas, cuatro dedicadas a la energía: Eólicos do Morrazo, SL, Eólicos da Mariña SL, Sociedad Eólica de Ourol SL y Rodonita Energía. Completan la pléyade de firmas del grupo las tradicionales de la cerámica, como son Nueva Cerámica Campo, Cerámica Campo Sáez, Campo Brick y Refractarios Campo, entre otras. El patrimonio conjunto del grupo se sitúa en los 167 millones, para unos activos totales de 214,9 millones, lo que da idea de las dimensiones de Rodonita. Sus fondos propios (capital más reservas) se sitúan en 174 millones.

El negocio, en la energía

Los ingresos del grupo se han resentido, sobre todo en el contexto de un marco energético muy poco sensible con las fuentes alternativas. Sin embargo, en los dos últimos años, esta división aporta más ingresos que la fabricación de cerámica. En 2014, cuando presentó sus últimas cuentas, Rodonita declaraba unos ingresos por la fabricación de cerámica de 7,9 millones de euros, frente a los 7,2 millones del año precedente.

Frente a esa evolución, la división de energía del grupo rozó los 11 millones de euros de cifra de negocio, repartida entre eólica (5,4 millones de ingresos), cogeneración (4,6 millones) y fotovoltaica, con unos 800.000 euros. Un año antes, la eólica y la cogeneración de Rodonita aportaron un negocio al grupo de 17,6 millones, según la última memoria del holding de Epifanio Campo.

La vuelta a los beneficios

El negocio de la cogeneración, que deriva en parte de las propias plantas cerámicas, es el que más se ha resentido, en gran medida por el nuevo marco regulatorio. La evolución de esa actividad fue la que provocó que las ventas globales del grupo se resintieran, pasando de los 26,4 millones de 2013 a unos 19,4 millones un año después.

Sin embargo, los resultados del grupo recorrieron un camino inverso, ya que pasó de las pérdidas a los beneficios en dicho período. Así, de un resultado consolidado negativo en 2013 de 18,3 millones pasó un año más tarde a declarar unas ganancias de 149.000 euros. Ello fue debido, en gran medida, a los deterioros y resultados de las operaciones financieras que Rodonita tuvo que declarar en 2013, el año de las pérdidas, y que se elevaron a 24,6 millones, lo que condicionó su evolución. Aunque tiene a sus hijos en la gestión, el control accionarial de Rodonita lo ejerce Epifanio Campo junto a su mujer, Mariela Sáez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad