Planta industrial

El reguero de denuncias contra el nuevo dueño de Alu Ibérica

David Domenech, directivo del Grupo Industrial Riesgo, acumula denuncias por estafa, falsedad de documento público o blanqueo de capital sin ser condenado

El Grupo Industrial Riesgo selló el mes pasado un acuerdo con el fondo suizo Parter Capital para hacerse con las riendas de Alu Ibérica y las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés. La operación se ha topado con la oposición de sindicatos, el PSOE asturiano, la alcaldesa de A Coruña (Inés Rey), Unidas Podemos e incluso de Alcoa, que todavía tenía activas parte de sus 100 millones en ayudas comprometidas a Parter.

Sindicatos, partidos políticos y la propia multinacional americana recelan de un acuerdo anunciado por sorpresa y que podría vulnerar puntos del contrato de venta sellado el verano pasado, pero a este malestar se une la desconfianza sobre el equipo directivo del Grupo Industrial Riesgo, que está encabezado por David Domenech, empresario argentino, que ha acumulado un historial de denuncias durante su trayectoria empresarial.

Según el diario asturiano La Nueva España, Domenech ha sido investigado por estafa en varios supuestos, delito contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, delito contra la propiedad industrial, falsedad en documento público, estancia irregular en España, aunque nunca ha sido finalmente condenado.

De Expreso24 a 'Nehar'

Domenech (cuyo nombre natal es en realidad Victor Rubén) y Alexandra Camacho, también directiva de Grupo Industrial Riesgo, habrían capitaneado la compañía Expreso24, especializada en envíos a países sudamericanos, que acumuló decenas de denuncias de clientes que aseguraron haber perdido la carga y el dinero pagado por el servicio. Este caso desencadenó una requisitoria de busca y captura por parte de los Mossos d'Esquadra, que terminó con el arresto de Domenech en un hotel de Badajoz en octubre de 2016 y la apertura de una investigación por falsificación de documento público por portar una identificación portuguesa.

El empresario argentino aseguró entonces, según La Nueva España, que su vinculación con Expreso24 era de “consultor externo” y que había obtenido la identificación lusa "en un despacho de abogados de Portugal" tras abonar 1.200 euros.

Domenech también ha sido criticado por el antiguo dueño de la empresa Trincajes y Descargas, en cuyo accionariado entró Grupo Industrial Riesgo, y tanto él como Alexandra Camacho estuvieron detenidos en 2014 el marco de la macrooperación Nehar, que investigó una presunta trama de estafa en la venta de gasolina y adulteración de combustible, aunque finalmente la Audiencia Nacional concluyó con un auto de sobreseimiento libre en noviembre de 2017.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad