El hijo de Epifanio Campo asume los galones en el grupo familiar

stop

Jacobo Campo será el representante en el consejo de Macovit, la empresa que controla las ITV gallegas, además de secretario de Rodonita, matriz del negocio de la energía y la cerámica 

Centro de Inspección Técnica de Vehículos de Supervisión y Control | EFE

en A Coruña, 10 de enero de 2017 (01:53 CET)

El fallecimiento de Epifanio Campo dejó tras de sí un grupo con cerca de 300 millones en activos, que encuentra solución de continuidad en su gestión a través de sus hijos, desde hace años integrados en la estructura del conglomerado familiar.

En el relevo generacional, que están afrontando buena parte de las grandes empresas gallegas, Jacobo Campo Sáez ocupa un papel preponderante. El hijo de Epifanio Campo y Marianela Saez, ingeniero de minas, es desde el pasado diciembre el representante de la familia en Macovit, la empresa que controla el negocio de las ITV gallegas a través de Supervisión y Control.

Macovit y Sogarisa

Macovit gestionaba a cierre de 2015 más de 150 millones en activos y es administradora única de Inversiones Finisterre, empresa impulsada por Amador de Castro y Epifanio Campo que recibe los dividendos de Supervisión y Control. La familia Campo controla el 30% del holding.

A este papel de representante de la familia en el consejo de Macovit, suma Jacobo Campo el que ya tenía desde 2014 como consejero en Sogarisa, la gestora de residuos industriales de As Somozas. De la planta de residuos, participada por la Xunta, fue presidente durante años Antonio Campo Fernández, hermano de Epifanio que fuera alcalde de Ortigueira.

El núcleo familiar

Dentro del grupo familiar, han ocupado cargos como consejeras o apoderadas las hijas de Campo, Blanca y María, además de Jacobo. Rodonita es la sociedad sobre la que orbita el negocio energético y el de la cerámica. En el primer caso, con el control de Rodonita Energía. Y en el segundo, convirtiéndose en administradora única de empresas como Refractarios Campo, Epifanio Campo SL, Ostreira o Campo Brick tras una reestructuración del grupo.

El pasado noviembre, la mujer de Epifanio Campo, Marianela Saez Silva, fue nombrada presidenta de Rodonita, mientras que Jacobo, que estaba junto a sus hermanas en el consejo, fue nombrado secretario. Tras el fallecimiento de su padre, en su entorno se daba por hecho que comandaría el proceso de sucesión debido al papel que jugaba ya en el día a día de la empresa.

Rodonita facturó en su último ejercicio completo 23,8 millones y obtuvo unos beneficios de casi un millón de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad