El hermano Antonio Campo mete en concurso a una de sus pizarreras

stop

La empresa de José María Campo, hermano del ex alcalde de Ortigueira, arrastraba una deuda bancaria de casi siete millones a cierre de 2015

Imagen de archivo de Antonio Campo, ex alcalde de Ortigueira, junto al ex presidente de la Deputación de A Coruña, José Luis Torres / EFE

en A Coruña, 24 de febrero de 2017 (07:00 CET)

José María Campo, hermano del ex alcalde de Ortigueira, Antonio Campo, ha solicitado el concurso de acreedores para la pizarrera Campo Lombao, una de las sociedades del grupo que heredó de su padre y que mantiene intereses en el sector de las energías renovables y, principalmente, en la actividad minera para la extracción y venta de pizarra.

Con sede en Ortigueira, la empresa abasteció de cuarcita a la Cidade da Cultura. En el consejo de administración estuvieron durante años los hermanos, pero tras el fallecimiento del patriarca de la familia, Antonio Campo, fue uno de los hermanos, José María, quien se quedó al frente de la sociedad. 

Concurso de acreedores

Campo Lombao, con sede en la misma dirección que Pizarras Campo, la empresa del ex alcalde de Oritgueira, cuenta con unos activos que, a cierre de 2015, superaban los ocho millones de euros. Según explicó el ex regidor a este medio, el conglomerado familiar se dividió entre los hermanos, por lo que ya no conforma un grupo empresarial.

La suspensión de pagos fue admitida en el Jugado de lo Mercantil número 2 de A Coruña, que ha nombrado administrador concursal. Campo Lombao tiene desde 2003 como administrador único al hermano del ex alcalde del PP, José María Campo, que a lo largo de su trayectoria lidió con varias polémicas y llegó a declarar como imputado por el destrozo de fincas a causa de la actividad de una cantera en la parroquia de Devesos.

6,7 millones de deuda

La empresa tiene participaciones en varias filiales, como Piedra Natural de Muras, la sociedad que abasteció al Gaiás, o las eólicas Vento de Lombao y Promotora Eólica de Galicia, además de en varias pizarreras.

En el último ejercicio presentado, la deuda bancaria de la empresa ascendía a 6,7 millones, tenía un patrimonio neto negativo de 1,4 millones y había registrado pérdidas por valor de medio millón de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad