El fundador de Uniqlo, Tadashi Yanay, acompañado por el presidente creativo global de Fast Retailing, John C.Jay, y el director de Operaciones de Uniqlo España, Koh Kobayashi /E.P.

El grupo de Uniqlo, el Zara japonés, eleva un 148% sus beneficios

stop

La compañía, que acaba de desembarcar en España, ha logrado su récord de beneficios al ganar 900 millones en un año

Economía Digital Galicia

El fundador de Uniqlo, Tadashi Yanay, acompañado por el presidente creativo global de Fast Retailing, John C.Jay, y el director de Operaciones de Uniqlo España, Koh Kobayashi /E.P.

en A Coruña, 12 de octubre de 2017 (14:30 CET)

Uniqlo ha cerrado su mejor balance de resultados el año que desembarcó en España con la apertura de su primera tienda en Barcelona. Fast Retailing, la matriz de la enseña que en tantas ocasiones es ha comparado con Zara, logró un beneficio neto de 119.200 millones de yenes (895,5 millones de euros) en su último ejercicio fiscal, que concluyó el pasado mes de agosto. Las ganancias se han incrementado un 148% en un año.

Las ventas del grupo crecieron un 4,2%, hasta los 1.861.900 millones de yenes (13.984 millones de euros), mientras que el beneficio operativo aumentó un 38,6%; hasta los 176.400 millones de yenes (1.325 millones de euros).

Según la compañía, esta mejora en sus resultados se debe al incremento del beneficio consolidado de Uniqlo Internacional, a las menores pérdidas por deterioro y al efecto del tipo de cambio.

Uniqlo como referencia

El negocio internacional de Uniqlo registró un beneficio de 76.200 millones de yenes (572,5 millones de euros) entre septiembre de 2016 y el pasado mes de agosto, un 65,1% más, y una cifra de negocio de 708.100 millones de yenes (5.319 millones de euros), un 8,1% más.

 

En Japón, Uniqlo anotó un beneficio de 96.700 millones de yenes (726,5 millones de euros), un 6,9% menos, y unos ingresos de 810.700 millones de yenes (6.092,6 millones de euros). En Europa, el beneficio operativo disminuyó ligeramente tras la apertura de alrededor de 20 tiendas y a sus costes derivados, repartidas, sobre todo, entre Rusia y Francia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad