El grupo de Javier Guerra se hace con el control de Kelme

stop

Los socios de El Secreto del Mar se alían con un fondo de capital riesgo para entrar en New Millennium Sports, fabricante de la histórica marca deportiva

Javier Guerra e imagen de la factoría de Kelme en Elche

27 de marzo de 2013 (20:16 CET)

Al exconselleiro Javier Guerra poco le habrá importado que el Parlamento conozca su declaración de bienes detallada, en la que se refleja un patrimonio superior a los 15 millones de euros, de los cuales 13 millones corresponden a sus participaciones empresariales. El ahora diputado popular, el más rico con diferencia de la cámara gallega, volcado actualmente en sus negocios, a buen seguro anda más preocupado por los nuevos mercados que abre y los productos que lanza Kelme, la marca deportiva con sede en la ciudad alicantina de Elche. Y es que el grupo empresarial de Guerra, que pivota sobre El Secreto del Mar y marcas como El Niño, forma parte del consorcio que se ha hecho con el control de New Millennium Sports, el fabricante de la mítica enseña.

Aunque desvinculado de la gestión diaria de su grupo de empresas, no de su propiedad, desde que tomó posesión como conselleiro y hasta pasadas las últimas elecciones, Guerra mantiene su actividad empresarial junto a su socio de siempre, Juan Antonio Costas García, quien en los últimos años ha abanderado los negocios del grupo textil vigués. Es precisamente Costas García, socio de Guerra en El Secreto del Mar, quien formalizó la entrada del grupo en New Millennium Sports, que ahora tiene como accionista único a otra filial del grupo gallego, El Secreto de la Dama, constituida en Madrid en 2010 y en la que Costas García ocupa la vicepresidencia.

Con el fondo Tirant

El Secreto de la Dama controla el 100% de la propietaria de la marca de ropa deportiva alicantina, New Millenium, desde mediados del año pasado. Pero en El Secreto de la Dama, el grupo de Javier Guerra tiene como socio al consorcio que en 2008 se hizo con las riendas de Kelme, que atravesaba entonces una crítica situación. Se trata del grupo valenciano Riva y García, que opera a través del fondo de capital riesgo Tirant, liderado por Carlos García Cobaleda. Tirant también mantiene desde hace dos años otros vínculos empresariales con El Secreto del Mar, el buque insignia de Guerra y Costas, que mantiene entre sus participadas.

Economía Digital intentó conocer ayer los proyectos en los que está embarcado New Millennium Sports y su marca Kelme. Para ello contactó tanto con Juan Antonio Costas, en Vigo, como con Carlos García Cobaleda, el gestor del fondo de capital riesgo al que se han asociado los propietarios de El Niño, sin lograr conocer su versión. Tanto desde Kelme como desde El Secreto del Mar alegaron que ambos se encontraban de viaje.

El resurgir de Kelme

Juan Antonio Costas (El Niño) y García Cobaleda (Tirant) son quienes llevan las riendas de El Secreto de la Dama, cuya actividad es “la fabricación, comercialización, distribución, importación y exportación de calzado, prendas de ropa y artículos y complementos deportivos”. La firma fue creada por ambos grupos en 2010. El Secreto de la Dama es la propietaria al 100% del fabricante y comercializador de Kelme.

La histórica marca alicantina facturó cerca de 14 millones de euros en 2011, un 30% más que el ejercicio precedente. Alrededor del 60% de sus ventas procedió del exterior, ya que comercializa sus productos en cerca de 40 países, con especial incidencia en Brasil, EEUU, Japón y Rusia. A ellos se suma India, donde ha abierto una primera tienda y prevé alcanzar otras ocho más. Pero no todo en el camino de Kelme han sido rosas.

Operación de refinanciación en 2008

El fondo de capital riesgo Tirant adquirió Kelme en abril de 2008 en una compleja operación de refinanciación de deuda, separación de activos, con un negocio industrial mermado y un consejero delegado que poco después sería cesado. Inicialmente, el director de Tirant, Carlos García Cobaleda, asumió la presidencia de New Millennium Sports. Según ha relatado el propio ejecutivo en diferentes ocasiones, Tirant asumió entrar en una sociedad, que ya se había segregado de otra parte de la propiedad, con 40 millones de euros de deuda. La firma adquirió los activos industriales de Kelme, la marca, las instalaciones, el personal y una deuda de 20 millones. Cuando Tirant entró en Kelme, en 2008, la compañía sólo llegada a unas ventas de 4,5 millones.

Actualmente cuentan con unos 60 empleados de personal directo y 30 más en puestos indirectos, sin contar con la red de distribución externa de 40 personas. A pesar de tener la producción muy deslocalizada, como le sucede al grupo de Javier Guerra con la marca El Niño, Kelme todavía fabrica en Elche, sobre todo zapatillas y botas de fútbol.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad