El grupo Cortizo apuesta por el mercado centro europeo y abre factoría en Polonia 

stop

La empresa gallega, principal productor de sistemas de aluminio del país, apuesta por la internacionalización como salida a la crisis. La estrategia que ahora venden desde Xunta y patronal 

05 de mayo de 2012 (00:00 CET)

Con la crisis instaurada de lleno en España, Gobiernos y confederaciones de empresarios animan a salir al mercado exterior. La Xunta acaba de poner en marcha programas de ayudas a Pymes para su internacionalización y la patronal autonómica, liderada por Antonio Fontenla, ha salido en busca de apoyos al empresariado gallego en Latinoamérica. Sin embargo, esta apuesta no es nueva para algunos, como por ejemplo el grupo Cortizo.

Grupo Cortizo, con sede en Padrón y liderado por el empresario gallego José Manuel Cortizo, ha apostado por salir fuera de Galicia ya desde antes de los inicios de la crisis. En mitad de la sangría económica abre una nueva factoría en Polonia debido a la fuerte demanda de aluminio que recibe de centro Europa.

Cortizo es el primer fabricante y distribuidor de sistema de aluminio para la construcción en España, con una producción anual sólo de perfil de aluminio equivalente a 3.050.000 ventanas. En el último ejercicio facturó unos 303 millones de euros y, desde siempre, ha apostado por salir más allá de las fronteras del Padornelo. Concretamente, tiene presencia en 27 países y su proyecto de internacionalización va para largo.

Un 68% de la producción está dirigida al exterior


El artífice de este gigante es el empresario padronés José Manuel Cortizo, cuyo grupo no solamente actúa en el sector del aluminio, sino que está también implantado en el mercado de las conservas, del curtido de piel y de la energía. El empresario no se achanta ante la crisis y apuesta por salir hacia adelante. El secreto cuando en España no hay cuartos es ir a buscarlos fuera. De toda la producción de Cortizo, el 68% va dirigida a terceros países.

Con una inversión de 15 millones de euros el enésimo proyecto del grupo en el exterior es la apertura de un nuevo centro productivo en Polonia. Ubicada en Radomsko, provincia de Lodz, producirá seis toneladas de perfiles de aluminio al año. Una línea de ensamblado de rotura del puente térmico servirá para responder a la demandas de perfiles que acumulen el calor, imprescindibles para Europa Central y del Norte.

Buscando los mercados de Europa central

Con esta fábrica, el grupo Cortizo no sólo afianzará su presencia en Polonia, sino que también producirá para Dinamarca, Finlancia, Letonia y Suecia. Además, desde la compañía indican que tienen los ojos puestos en la incipiente demanda de las repúblicas de Letonia, Lituania y Estonia.

El director comercial internacional de Cortizo, Antonio Picón, explica que “esta iniciativa se corresponde a la gran demanda que registramos en esta parte de Europa, que precisa ser atendida con productos competitivos y dotados de innovación”. Dicen que sólo es un escalón más en el proceso de internacionalización que está acometiendo la empresa.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad