Reyes Maroto, ministra de industria, ha tenido un papel muy secundario en la crisis de Nissan. EFE

El Gobierno tira la toalla con Alcoa: busca inversor para San Cibrao

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha acusado a Alcoa de "falta de compromiso" y muestra su confianza en "dar paso a un inversor industrial"

El Gobierno ya vislumbra el futuro de la planta de aluminio de San Cibrao sin Alcoa. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha asegurado que el "problema" de la planta con la que cuenta Alcoa en San Cibrao (Lugo) no es "energético", sino la "falta de compromiso" y un "plan de futuro" por parte de la multinacional estadounidense y ha expresado su confianza en que se pueda "dar paso a un inversor industrial".

Esta sería, a juicio de Maroto, la “solución" que "garantice" el futuro de la fábrica, "salvo que Alcoa dé garantías" y decida trabajar con el proyecto que presentó el Gobierno "hace semanas". En concreto, la ministra ha recordado que el Gobierno planteó un plan industrial a diez años con dos propuestas enmarcadas en un contrato bilateral con varias fuentes energéticas que garantizasen un precio de energía en un rango de 25 a 35 megavatios hora (MWh), a través de la entrada de socios industriales energéticos o industriales, en una hoja de ruta que fue criticaa por Alcoa por carecer, a su juicio, de concreción y garantías.

De Navantia a las electrointensivas

Reyes Maroto ha subrayado el "compromiso" del Ejecutivo central con la industria electrointensiva mediante la concesión de "ayudas que han recibido empresas como Alcoa y Ferroatlántica" y ha destacado que un cuarto de los fondos destinados a compensaciones de los costes por las emisiones de gases de efecto invernadero se destinaron a empresas de la comunidad.

"Nuestro compromiso con la industria gallega es un compromiso firme", ha defendido Maroto, que ha cifrado en 66,3 millones de euros las cantidades destinadas en este concepto a un total de 11 empresas gallegas desde el año 2015, al tiempo que ha destacado que Galicia y España necesitan "una industria moderna, innovadora, digital y verde" que sea "exportadora" y pueda "competir en un mundo globalizado".

En este sentido la ministra ha asegurado que el Acuerdo por la reactivación económica y el empleo incluye un Pacto por la industria que diversifique, equilibre y modernice su estructura productiva mediante el impulso de sectores estratégicos, en una medida que irá en paralelo al estatuto para el consumidor electrointensivo, que se comprometió a aprobarlo antes de que finalice verano y que, a su juicio, será "un instrumento que da seguridad jurídica, certidumbre y estabilidad", así como que permitirá alcanzar el precio energético "necesario para atraer inversiones" y "mantener las capacidades industriales y el empleo". Reyes Maroto ha asegurado además que el Fondo español de reserva para garantías de entidades electrointensivas, ya aprobado y dotado con 600 millones de euros para tres años, "va a permitir garantizar un precio estable y mejorar la competitividad de nuestra industria".

En paralelo, Maroto también ha asegurado que el Gobierno “garantiza la carga de trabajo en la factoría de PSA en Vigo y las industrias auxiliares” con su plan de impulso al sector de la automoción y ha puesto de relieve la movilización de 1.638 millones de euros para poner en marcha el programa de las Fragatas F-110, que se construirán en los astilleros de Navantia en Ferrol y el "papel clave" del Gobierno a través de Cesce para buscar una solución en el astillero vigués de Barreras.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad