El Gobierno promete la resurrección de Navantia

stop

El presidente de SEPI, Ramón Aguirre, dice que eliminará las ayudas financieras adicionales a los astilleros públicos “a medio plazo”

Manifestación de trabajadores de Navantia en Santiago de Compostela | EFE

27 de marzo de 2014 (18:40 CET)

No hace demasiado que Navantia navegaba a la deriva, paralizada por la falta de encargos y con necesidades financieras apremiantes que obligaron al Gobierno a poner en marcha ayudas económicas adicionales para el grupo público de astilleros. Ramón Aguirre, el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) habló en octubre de 2013 de “tensiones de tesorería”. Y las había. El balance de resultados de Navantia presentó un año antes un agujero 3.000 millones de euros en deudas a largo plazo, 80 millones a corto y otros 211 millones de endeudamiento contraído con empresas del grupo.

El desolador paisaje ha cambiado a juicio del presidente de SEPI, que este jueves ha lanzado optimistas previsiones sobre la marcha del grupo. Según Aguirre , "la Navantia de 2011, con desequilibrios financieros y una parálisis en sus pedidos, está siendo sustituida lentamente por una Navantia donde la presencia de pedidos reales trabaja en favor de la corrección de los desequilibrios". Por este motivo, confía en que las ayudas financieras adicionales se retiren “en el medio plazo”.

La clave, los pedidos

La llave maestra que debe devolver a los astilleros públicos a la viabilidad son, obviamente, los contratos. “Si se van confirmando los pedidos, se podría no sólo corregir gradualmente la situación sino también eliminar la amenaza de tener que hacer ayudas financieras adicionales", explicó.

A renglón seguido, el presidente de la Sociedad ha señalado que a lo largo de este año Navantia ha planteado 137 ofertas en 37 países, algunas de las cuales están en "un periodo de maduración satisfactorio", como es el caso de los proyectos de construcción de cuatro corvetas para la Marina de Qatar, dos buques para la Armada australiana, un buque y dos fragatas para la Armada peruana, y dos fragatas para la Marina filipina.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad