Vista aérea de Vigo y la factoría Vulcano

El Gobierno modifica el impuesto de sociedades para solucionar el 'tax lease' del naval

stop

La Xunta asegura que la propuesta del Ejecutivo a Bruselas desbloqueará el sector de la ría de Vigo. Mientras,la Sepi promete carga de trabajo para Ferrol

23 de mayo de 2012 (23:39 CET)

El sector naval está a punto de coger aire. Por lo menos eso es lo que aseguran desde el Gobierno. Después de meses de protestas, de expedientes de regulación y de concursos de acreedores, el Ejecutivo central ha remitido a Bruselas una propuesta para solucionar el problema de las bonificaciones a la construcción naval, el tax lease.

El presidente de la Xunta de Galicia anunció de mañana, en el Parlamento gallego, que el Gobierno había remitido una propuesta a Bruselas. El sector se paró en seco. Todos estaban pendientes de los términos de ese acuerdo que habrían elaborado el ministerio de Economía y el de Hacienda.

Los sindicalistas avisaban de que si la propuesta era buena, la solución estaba a la vuelta de la esquina. Tuvieron tiempo para la crítica: “Ojalá sea una buena propuesta pero si, para levantar la parálisis solo hacía falta que el Gobierno mandase la propuesta y llevamos un año pidiéndolo y viendo gente irse a la calle...”.

Modificar el impuesto de sociedades

Unas horas más tarde, el propio Feijóo y el conselleiro de Economía, Javier Guerra, despejaron las incógnitas. La propuesta presentada por el Gobierno central a la Unión Europa plantea adaptar el sistema fiscal español para que “no sea selectivo a la construcción naval”, de forma que las bonificaciones se puedan aplicar no sólo a los barcos, sino a “todos” los productos con un período de construcción superior a un año y que no se produzcan en serie. De este modo, no se considerarían ayudas del Estado --motivo por el que el tax lease fue vetado por Bruselas--.

Guerra destacó que esta “histórica” propuesta alternativa al tax lease requerirá modificar el impuesto de sociedades, por lo que insistió en el “importante” compromiso adquirido por el Ejecutivo central. También garantizó que no precisa de la autorización de la UE que tendrá un plazo de dos meses para emitir cualquier consideración al respecto.

Trabajo para Navantia

La ría de Vigo estaba a punto de coger aire, pero también lo necesitaba Ferrolterra. Justo ayer, el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), Ramón Aguirre, anunció en una visita a Ferrol que “en breve” se podrán realizar anuncios relativos a la consecución de carga de trabajo para Navantia procedentes de mercados internacionales. Además, se encargarán nuevos estudios técnicos para determinar la viabilidad de la construcción del dique flotante para el área de reparaciones de los astilleros públicos de Ferrol.

Con dos anuncios cuando menos esperanzadores en el mismo día, la cosa podía por una vez pintar bien para el naval gallego. Pero planeaba la sombra de Pemex.

Pemex

A principios de semana, las palabras de uno de sus directivos enfriaron las esperanzas puestas por muchos astilleros en el anuncio de la Xunta de que la petrolera mexicana encargaría producción a Galicia.

El miércoles, el delegado del Ministerio de Economía mexicano en Sinaloa, Ramadés Díaz, afirmó que Pemex licitará “cerca de 21 embarcaciones en cosa de 15 días”. Sin embargo avisó de que “buena parte de ellas deben tener contenido nacional de México” lo que “no implica que el empresariado naval español y de Galicia pueda hacer coinversiones allí”.

“Puede ser que parte de ese contrato venga aquí (en referencia a Galicia) y parte se haga en México”, añadió.

En resumen, la del miércoles fue una jornada de anuncios esperanzadores para el naval pero, de momento, sólo anuncios. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad