Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, Ángel Bernardo Tahoces, director xeral de Enerxía e Minas, y Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña, se reunieron con las ministras Reyes Maroto y Teresa Ribera
stop

Desbloqueará 150 millones en compensaciones a la industria y convocará la subasta eléctrica para pedir a Alcoa que reconsidere los cierres

Economía Digital Galicia

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, Ángel Bernardo Tahoces, director xeral de Enerxía e Minas, y Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña, se reunieron con las ministras Reyes Maroto y Teresa Ribera

en A Coruña, 08 de noviembre de 2018 (21:09 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto dos compromisos sobre la mesa para convencer a Alcoa de que reconsidere los cierres de las plantas de A Coruña y Avilés, que dejan sin empleo a casi 700 trabajadores, y se siente a negociar en una mesa conjunta con administraciones y sindicatos. El primero es el desbloqueo de la partida de 150 millones en compensaciones por los costes indirectos de las emisiones de CO2 de la industria, una petición que había realizado hace semanas el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el conselleiro de Economía, Francisco Conde. El segundo, la convocatoria de la subasta de interrumpibilidad, pues los incentivos otorgados a la industria finalizan en un mes.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, anunció que se pondrá en marcha un paquete de medidas para ayudar a la industria electrointensiva a combatir el coste de la energía. Según explicó, serán iniciativas de carácter “transversal”, en colaboración con “otros ministerios”, y con el objetivo de "dar seguridad jurídica a toda esta industria del país en un momento en que el coste de la energía ha repuntado y dar la señal de que vamos a trabajar por este sector".

Una mesa de trabajo con Alcoa

Al lado de los compromisos del Gobierno, Reyes Maroto anunció la creación de una mesa de trabajo "para plantear escenarios que permitan el mantenimiento de las fábricas y del empleo". En esta mesa estarían representadas las distintas administraciones, los trabajadores de Alcoa sobre los que pesa la amenaza de cierre y la propia dirección de la multinacional.

El Ejecutivo espera convencer a la compañía de que se siente a negociar y plantear alternativas al cierre de las instalaciones. La ministra señaló que la urgencia “es máxima” a que el periodo de negociación del ERE se abrió por la compañía y se deberían estar buscando soluciones para las plantas.

Hemeroteca

Alcoa PSOE A Coruña
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad