Susana Sarriá, presidenta de Navantia
stop

Segundo vuelco en la cúpula de Navantia en apenas un año con la salida de cinco consejeros

en A Coruña, 18 de septiembre de 2018 (05:00 CET)

Más cambios en el consejo de administración de Navantia que, por distintas eventualidades, ha vivido los dos últimos años realizando importantes modificaciones en su cúpula. Primero fue la salida de José Manuel Revuelta y el aterrizaje de Esteban García Vilasánchez en la presidencia de los astilleros públicos, que coincidió con la incorporación de cuatro caras nuevas.

Ahora, el cambio de Gobierno provocado por la moción de censura de Pedro Sánchez volvió a teñir de provisionalidad aquel órgano de dirección del grupo conformado por 13 consejeros, pues parte de sus integrantes han cesado de sus antiguos cargos. El actual organigrama de Navantia, capitaneado por la nueva presidenta Susana Sarriá Sopeña, recoge cinco modificaciones respecto al que, en marzo de este año, aprobó las cuentas anuales de la empresa, certificando los 296 millones en números rojos.

Las sucesivas modificaciones del consejo coinciden con momentos cruciales para el grupo, por las turbulencias del millonario contrato con Arabia Saudí y la puesta en marcha del nuevo plan estratégico que definirá el futuro de los astilleros.

Las bajas respecto al consejo de Vilasánchez

El organigrama que maneja Navantia, y que hace público en el portal de transparencia, ha reducido el número de consejeros a diez. Ya no tiene asiento Juan Manuel García Montaño, relevado antes de la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa en la dirección general de armamento y material del Ministerio de Defensa, cargo que ocupa ahora el vicealmirante Santiago Ramón González. Tampoco está en el consejo Begoña Cristeto Blasco, quien dejó su cargo en la secretaría general de Industria a Raül Blanco Díaz con la entrada del nuevo Ejecutivo.

El tercero en causar baja es Francisco Alguacil Buiría, quien desarrollaba funciones de consejero en Navantia desde la etapa de José Manuel Revuelta como director técnico en el gabinete de la subsecretaría de Defensa. También abandonó el consejo Marta Torralvo Liébanas, donde representaba a la dirección general de Patrimonio, dependiente del Ministerio de Hacienda. Estas cuatro salidas se suman a la del expresidente de los astilleros, el gallego Esteban García Vilasánchez.

¿Un equipo provisional?

Frente a estas salidas, el único nombramiento en la etapa de Sánchez fue el de Pablo Martín Huerta, que se incorporó a comienzos de julio al consejo como representante de la dirección general de Patrimonio en sustitución de la mencionada Marta Torralvo.

Todavía figuran en el consejo de los astilleros Raúl Bartolomé Molina o Ángel Sánchez García, procedentes ya de la etapa de Revuelta y que ocupaban cargos de confianza con el PP en la secretaría de Estado para la UE y en el Ministerio de Empleo de Fátima Báñez, respectivamente.

Algo similar ocurre con el comité de dirección del grupo, el equipo de 16 directivos que lleva el día a día de los astilleros, que se mantiene prácticamente intacto respecto al que manejaba Vilasánchez. En ese organigrama se encuentran ejecutivos clave de Navantia, con prolongada experiencia en la compañía y con responsabilidades atribuidas en el desarrollo del plan estratégico.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad