El Gobierno bendice el proyecto ‘fantasma’ para la Fábrica de Armas

stop

Samuel Juárez considera “objetivo” y “transparente” el concurso que coronó a la polémica Hércules de Armamento

Concentración de trabajadores de la Fábrica de Armas frente a la Delegación del Gobierno en Galicia / EFE

22 de septiembre de 2014 (13:39 CET)

Las críticas sindicales arrecian, pero el delegado del Gobierno en Galicia ni se inmuta. El concurso orquestado por Defensa dejó la gestión de la Fábrica de Armas en manos de Hércules de Armamento, sin que los trabajadores, el concello de A Coruña o la Xunta conozcan los pormenores del proyecto para la antigua Santa Bárbara, más allá de las declaraciones que la empresa realiza a cuentagotas en los medios de comunicación.

Este oscurantismo ha incendiado a los sindicatos, que han sacado a relucir deudas con ex trabajadores y administraciones y empresas fantasma de uno de los socios de Hércules de Armamento, Juan José Gómez Rey. El delegado del Gobierno, Samuel Juárez, ha salido a escena para proclamar que no hay para tanto. Ha defendido este lunes el concurso del Ministerio de Defensa como “transparente” y “objetivo”. Éste es un procedimiento que "se llevó a cabo" en el citado Ministerio, "no en la Delegación del Gobierno", ha precisado.

Reunión con los trabajadores


No obstante, ha mostrado su disposición a mantener una reunión con el antiguo comité de empresa que, de hecho, esta misma mañana ha sido solicitada por los ex trabajadores. Mientras, Juárez ha vuelto a defender que la valoración de los dos proyectos -el de Hércules de Armamento y el del grupo IFFE- fue "técnica" y se hizo "de manera objetiva" y siguiendo "un procedimiento transparente".

Por su parte, el antiguo comité de empresa ha exigido "seriedad", "solvencia" y "capital social" en el proyecto de la empresa que gestionará dicha fábrica. También han reclamado que se valore la "catadura moral" de los socios de Hércules de Armamento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad