El gasto de la Fundación Amancio Ortega se redujo a la mitad tras culminar el proyecto Padre Rubinos

stop

La institución, que obtiene el 98% de sus fondos de las aportaciones del fundador de Inditex, destinó 20,6 millones a ayudas, frente a los 50,1 millones del año anterior

R. Rodríguez

Marta Ortega, Susana Díaz y Flora Pérez en la firma de un donativo para equipamiento oncológico en Andalucía
Marta Ortega, Susana Díaz y Flora Pérez en la firma de un donativo para equipamiento oncológico en Andalucía

en A Coruña, 25 de agosto de 2016 (13:02 CET)

La Fundación Amancio Ortega sostiene una de las obras sociales más relevantes de Galicia. Compite con Afundación en gasto, llegando incluso a superar a la antigua rama social de las cajas gallegas. Así sucedió en 2014, cuando el desarrollo de determinados programas, como la financiación de la nueva sede de Padre Rubinos, disparó su gasto hasta los 50,1 millones.

Un año después, según el balance de ejercicio que hace público la propia fundación, la actividad de la institución volvió a cifras normales. En 2015, la partida destinada a ayudas ascendió a 20,6 millones, para un gasto total de casi 25, al sumar los gastos derivados de la actividad y funcionamiento de la organización.

Flora Pérez y Marta Ortega, los rostros de la fundación

El dinero procede fundamentalmente de las inyecciones del presidente del patronato, Amancio Ortega, que aporta más del 98% de los ingresos. El rostro visible de la fundación, sin embargo, es Flora Pérez Marcote y, en el último año, Marta Ortega.

La mujer del fundador de Inditex es vicepresidenta del patronato y la hija vocal, al igual que dos de los hombres de confianza de Ortega, el presidente de Inditex, Pablo Isla; y el vicepresidente de la multinacional, José Arnau Sierra.

Los 25 millones de presupuesto del pasado ejercicio equivalen a la cuantía que había presupuestado Afundación para gasto social el pasado curso.

Vocación educativa y social, con fuerte implicación en la sanidad

Respecto al destino de estos fondos, la fundación Amancio Ortega se vuelca fundamentalmente en lo que denomina área social. Las inversiones en ayuda social y desarrollo, en el proyecto de escuelas infantiles y en el convenio suscrito con el Servizo Galego de Saúde consumieron el 82% del presupuesto.

Del mismo modo, también es relevante el área educativa, cuya operativa tiene como eje la concesión de becas a jóvenes para estudios en el extranjero. La fundación ha invertido 235 millones en los últimos 15 años en becas para estudiar en Estados Unidos y Canadá. En este eje también colabora con Agrónomos sin Fronteras y la Fundación Nóvoa Santos.

Donativos

La dinámica de la Fundación Amancio Ortega experimenta fuertes variaciones derivada de las donaciones que realiza. En los últimos años, Ortega destinó dos donativos de 20 millones de euros a Cáritas o 40 millones para equipamiento en tratamientos oncológicos a hospitales públicos de Andalucía.

La fundación contaba a cierre de 2015 con unos fondos propios de 56,5 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad