Clemente González Soler, presidente de Alibérico / E.P.

González Soler compra una planta de Gamesa tras 'pasar' de Alcoa

Alibérico, el grupo que preside Clemente González Soler, compra a Gamesa su tercera fábrica en Miranda de Ebro tras bajarse de la puja por las de Alcoa

Alibérico ha salido otra vez de compras por Miranda de Ebro tras dejar la puja por las plantas de Alcoa. El grupo que preside el gallego Clemente González Soler formalizó este martes la compra de la planta de Gamesa en la localidad burgalesa, que se convierte en la tercera del fabricante de aluminio en el Polígono Industrial de Bayas.

Fue en ese enclave donde Alibérico inició su trayectoria como grupo con una factoría que entró en funcionamiento en 1996. González Soler no frenó desde entonces en su empeño de forjar una multinacional del aluminio, que a día de hoy cuenta con 18 fábricas situadas en siete países y unos 1.200 empleados.

Esta última operación, cuyo importe no ha desvelado la compañía, otorgará un nuevo centro a Alucoil, la filial especializada en la fabricación de paneles composites de aluminio para edificación, transporte e industria. Las instalaciones se dedicarán a la producción de una nueva gama de materiales avanzados que tienen como base un panel fabricado por Alucoil, el honeycomb larcore, destinado a trenes, barcos y autobuses además de otras aplicaciones industriales, como ascensores.

Alibérico se expande en Miranda de Ebro tras la puja por Alcoa

Clemente González Soler redobla la apuesta por Miranda de Ebro después de coquetear con las plantas de A Coruña y Avilés que Alcoa está a punto de vender al fondo suizo Parter. Alibérico entró en el proceso de venta y llegó a estar entre un grupo de candidatos que presentaron ofertas por las instalaciones, pero no continuó en el corte final.

También en 2016 González Soler se interesó en las plantas españolas de la multinacional norteamericana. En aquella ocasión acabó descartando la operación y retirando la candidatura de Alibérico. Al parecer, el elevado coste de la energía acabó disuadiendo a Alibérico, grupo que en su momento se hizo con plantas de la antigua Inespal en Jaén y Sabiñánigo (Huesca).

Con el futuro de las plantas de Alcoa todavía en el aire, la compañía del empresario gallego anuncia que la nueva planta adquirida a Gamesa será "uno de los pilares" para la expansión de la compañía, "lo que redundará en los próximos meses en la creación de nuevos puestos de trabajo". La adquisición, dice Alibérico, refuerza su compromiso con Miranda de Ebro, "cuya situación geográfica y dotación industrial resultan estratégicas para su desarrollo y expansión".

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad