El presidente del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir (i), y el presidente de Asturias Javier Fernández (d), durante la reunión de 2018 de los Patronatos de la Fundación Princesa de Asturias. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El gafe de Villar Mir: de Abertis a ¿OHL?

 Obligados por su abultada deuda, los Villar Mir abandonaron Abertis y Colonial cuando su valor estaba muy lejos de máximos

La agitación no cesa en Obrascon Huarte Lain (OHL). La constructora de los Villar Mir fue protagonista durante los últimos meses en el Ibex por su descalabro bursátil, una constante de proyectos fallidos que dispararon las pérdidas y sospechas por corrupción. ​Ahora tiene sobre la mesa un cambio de accionista principal pues, acuciado por las deudas, el Grupo Villar Mir negocia dar entrada a la familia mexicana Amodio.

Según avanzó Expansión y confirmó la propia compañía a media mañana –tras estar suspendida de cotización durante varias horas--, existen conversaciones para que la estirpe americana suscriba una ampliación de capital “no superior al 20%” combinada con la venta de Grupo Villar Mir “de parte de su participación en la empresa”.

El cambio de manos, eso sí, no obligaría a los Amodio a lanzar una opa: “en ningún caso se alcanzará el 30%”, informó OHL en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Supondrá, eso sí, un cambio del accionista de referencia que la empresa hoy dirigida por José Antonio Fernández Gallar ​mantiene desde 1987.

Villar Mir no se deshará de todas sus acciones: obligaría a Caabsa a lanzar una opa

El conglomerado presidido por Juan Miguel Villar Mir no se deshará de la totalidad de sus títulos. Primero para no obligar a la familia propietaria de la constructora mexicana Caabsa a tener que abrir un procedimiento para hacerse con la totalidad de la empresa y segundo porque todavía confía en una recuperación de la acción, que arrastra una caída del 78% desde comienzos de 2018.

Hoy, el paquete del 30,6% que todavía mantiene el Grupo Villar Mir vale poco más de 100 millones. Para hacerse una idea, el 12% que ya colocó en junio de 2018 tenía un valor de 97,85 millones. De ahí las reticencias a acometer la desinversión completa a pesar de que los resultados no lleguen: una vez hechos todos los ajustes que la empresa requería --venta de la filial de concesiones y provisiones por proyectos fallidos-- los títulos se mueven alrededor del euro por acción desde hace un año.

De hecho, los analistas de Banc Sabadell consultados por Finanzas.com valoran el papel en 0,6 euros, por lo que califican de "muy positivo" encontrar a alguien que quiera pagar el 96% más de lo que, a su juicio, valen.

La marcha atrás de Villar Mir

La operación supone una ayuda para OHL ante la previsible necesidad de hacer frente a nuevos pagos por los proyectos fallidos así como aliviar la situación de su caja. No obstante, la venta forma parte de la desinversión general acometida por Grupo Villar Mir en sus principales negocios por la abultada deuda que arrastra con el fondo Tyrus Capital y con la propia constructora.

El retroceso se remonta al año pasado, cuando el conglomerado vendió el 12% de su participación en OHL y la cotizada se deshizo del negocio de concesiones. Gracias a ambas acciones logró hacer frente a los pagos de la deuda liderada por Crédit Agricole y refinanciar el resto hasta verano de 2020. A los pocos meses, el holding se echó en brazos de Tyrus Capital con tal de alargar el vencimiento hasta 2022.

En paralelo, encargó la búsqueda de inversores para sus principales negocios a Société Générale. Si primero se especuló con la china HNA y la italiana Salini Impregilo para OHL, finalmente será Caabsa la escogida.

Sin embargo, el adiós no solo implica a la constructora española. Grupo Villar Mir también desinvierte en sus grandes sustentos: Ferroglobe y Fertiberia. En junio anunció la venta de la factoría de Ferroatlántica en Cee-Dumbría y de diez centrales hidráulicas de los ríos Xallas y Grande por 170 millones al fondo TPG Sixth Street Partners. Sólo dos meses después hizo pública la transacción de Fertiberia en favor de Triton por un precio que ronda los 200 millones.

Villar Mir también debe dinero a sus filiales

Pero más allá de Tyrus Capital, Villar Mir también tiene como acreedores a sus filiales, por lo que los cambios de control podrían golpear su estrategia, pues hasta ahora podía dilatar los pagos. El gigante español adeuda 120 millones de euros a OHL; un pasivo por el que la CNMV ya ha pedido explicaciones. "Existe el compromiso de hacer los mayores esfuerzos para atender el pago en el ejercicio 2019", respondió al regulador José Maria del Cuvillo, secretario del consejo de la sociedad dependiente.

Además, los informes de 2018 de Fertiberia revelan que arrastra un préstamo de 102,1 millones de euros. “No podemos ampliar detalles ya que los términos y condiciones del acuerdo de venta se mantienen confidenciales hasta el cierre final de la operación”, explicaba un portavoz de la antigua filial a Economía Digital a comienzos de octubre.

Un artículo de Economía Digital

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad