Imagen de archivo de una concentración de trabajadores de Alcoa Coruña

El futuro de San Cibrao: Alcoa vendió A Coruña pese a estar en quiebra

Alcoa rechaza vender San Cibrao a Liberty aduciendo que es inviable, pero traspasó las fábricas de A Coruña y Avilés al fondo Parter tras recapitalizarlas

Los trabajadores de Alcoa en A Mariña continúan en lucha para evitar el cierre de la única planta de aluminio primario que queda en España, lo que conllevará, de forma inmediata, el despido de 524 trabajadores y la parada de las cubas de electrolisis. La plantilla solicita la intervención estatal de la factoría, algo que también demandan los empleados de las antiguas fábricas de la multinacional americana en A Coruña y Avilés, que fueron traspasadas en 2019 a Parter, pasando a llamarse Alu Ibérica. A lo largo de las últimas semanas, tanto sindicatos como grupos políticos han criticado que los de Pittsburgh accediesen a vender sus activos coruñeses y asturianos a un fondo suizo --que menos de un año después puso la mayoría del capital en manos de Grupo Industrial Riesgo-- mientras que, ahora, rechaza llegar a un acuerdo por la planta de Cervo con Liberty House, compañía mucho más grande que Parter y centrada en el sector del aluminio y del acero.  La compañía de Roy Harvey asegura que el cambio de criterio viene derivado por diferentes factores, el principal que la planta de Lugo "no es viable" al no contar España con un marco energético competitivo y debido a la caída del precio del aluminio.

Sin embargo, la realidad es que cuando se produjo la venta de las plantas de A Coruña y Avilés estas se encontraban, según las cuentas depositidas ante el Registro Mercantil de la sociedad Alcoa Inespal, en situación de desequilibrio patrimonial, es decir, en quiebra técnica. Para poder proceder a la compraventa, Alcoa acometió un proceso de recapitalización, consistente en el traspaso de millonarios derechos de crédito de las filiales que sostenían estas factorías al grupo y reducciones de capital en ambas. Es decir, Alcoa, que ahora rechaza vender la fábrica de aluminio primario a Liberty, sí fue capaz de llegar a un acuerdo hace un año con el fondo suizo Parter y traspasar A Coruña y Avilés, no sin antes equilibrar su situación financiera.

Desequilibrio patrimonial

Las cuentas depositadas ante el Registro Mercantil por Alcoa Inespal lo explican claramente. "El 17 de otubre de 2018, la dirección del grupo Alcoa en España anunció su intención de iniciar un procedimiento de despido colectivo, en virtud de causas objetivas de naturaleza productiva, organizativa y técnica afectando a los centros de trabajo en A Coruña y Avilés de las sociedades Alcoa Inespal Avilés y Alcoa Inespal Coruña", expone la sociedad en la memoria que acompaña su balance. No obstante, a pesar de la intención inicial del grupo, el 5 de julio de 2019 se firmó el acuerdo de venta por el que ambas sociedades quedaban en manos de Parter Capital Group. Alcoa explica que, para llevar a cabo esa transacción, se pactaron una serie de condiciones, como el compromiso de invertir hasta 95 millones de dólares en un plazo de 24 meses "para apoyar en working capital e inversiones a las sociedades vendidas". El nuevo dueño también aseguraba el mantenimiento total del empleo en ambas sociedades, al menos, durante el mismo plazo de tiempo.

Pero, además, Alcoa también explica cómo saneó las sociedades que sostenían las plantas de A Coruña y de Avilés antes de la venta. "Estas se encontraban en situación de desequilibrio patrimonial de acuerdo con la normativa mercantil vigente. Como consecuencia de esta situación, Alcoa ha realizado diversas operaciones para reequilibrar el patrimonio de ambas sociedades previamente a la venta", indica.

Casi 100 millones de derechos de crédito

En concreto, el junio de 2019, Alcoa Inespal adquirió a otra de las sociedades del grupo, Aluminio Español, (la que lleva el negocio de la fábrica de San Cibrao) los derechos de créditos que tenía con las filiales en venta por importe de algo más de 94 millones de euros (41 millones en el caso de Avilés y casi 53 en el de A Coruña). Posteriormente, capitalizó las dos cuentas a cobrar mediante una aportación de los socios del grupo. Para cerrar la operación de saneamiento, en los días posteriores a esta operación, Alcoa realizó una aportación dineraria a ambas sociedades de 12 millones de euros (5,2 millones a la sociedad asturiana y 6,6 a la coruñesa), para, a continuación, aprobar una reducción de capital en ambas empresas de 47 millones de euros cada una. De este modo, "el patrimonio de ambas sociedades quedó equilibrado conforme a la normativa mercantil".

Curiosamente, Liberty House, la sociedad del gigante GFG Alliance que ahora pretende Alcoa San Cibrao, intentó hacerse con las fábricas de A Coruña y Avilés en el proceso cerrado hace año y medio. No obstante, los americanos, en una puja tutelada por el propio Ministerio de Industria, prefirieron vender al fondo Parter, a pesar de la polémicas surgidas posteriormente.

Alu Ibérica y Alcoa, ¿es posible la intervención?

Hace unos días, el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, anunció que trasladará la situación "crítica" que atraviesa la fábrica herculina a la Fiscalía debido a las "irregularidades" que, considera, se produjeron en el acuerdo de venta entre Parter y Grupo Industrial Riesgo. En respuesta, la dirección de la compañía emitió un comunicado en el que defendía el proceso de traspaso "cumpliendo todos los requisitos normativos y de procedimiento exigidos".

Por otro lado, los trabajadores de la planta de Cervo solicitaron el pasado viernes ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) la suspensión cautelar del ERE en marcha. Todo esto mientras que la ministra de Industria, Reyes Maroto, vuelve a insistir de forma pública, en una entrevista en La Vanguardia, en el que el Gobierno está estudiando la idoneidad de la intervención.  "En el caso de la expropiación tenemos que ver la parte jurídica y la idoneidad con la Comisión Europea y por lo tanto trabajamos en esa alternativa u otras", asegura.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad